El liderato se decidirá en El Molinón

El rojiblanco Cayarga protege el balón, presionado por un rival. / MAIKA SALGUERO
El rojiblanco Cayarga protege el balón, presionado por un rival. / MAIKA SALGUERO

El Sporting B vence al Gernika y se pone a un punto del Mirandés, su próximo rivalPedro, Cayarga, Traver y Pablo, este por partida doble, dan el quinto triunfo al filial rojiblanco lejos de casa

FRANCISCO PRIETO LÓPEZ GUERNICA.

Fútbol de muchos quilates e intensidad entre dos de los mejores equipos de la categoría. Ocho goles en total y un quinto triunfo lejos de Mareo (3-5), esta vez con remontada incluida. El Sporting B aplicó una eficacia inapelable de cara a puerta, pero sus carencias a la hora de defender las jugadas de estrategia le hicieron sufrir ante el Gernika para mantener un triunfo vital que le acerca aún más al liderato, al aprovecharse de los pinchazos del Mirandés y del Racing.

3 GERNIKA

5 SPORTING B

Gernika:
Diego Carrio; Kevin, Larrucea (Petxarromán, m. 75), Berasaluze, Carracedo, Gorka Larrucea, Enziondo, Olaetxea (Txema Pan, m. 46, Etxabe, m. 58), Pradera, Abaroa y Madrazo.
Sporting B:
Dani Martín; Montoro, Carlos Cordero, Víctor Ruiz, Ramón; Isma Aizpiri, Pedro, Traver, Isma Cerro (Claudio, m. 61); Pablo Fernández (Berto Espeso, m. 85) y Cayarga (Pelayo Morilla, m. 89).
Goles:
1-0: m. 4, Abaroa, de penalti. 1-1: m. 21, Pedro. 1-2: m. 24, Pablo Fernández. 1-3: m. 27, Cayarga. 1-4: m. 39, Traver. 2-4: m. 49, Abaroa, de penalti. 3-4: m. 67, Abaroa. 3-5: m. 82, Pablo Fernández.
Árbitro:
David Recio (Comité Navarro). Amonestó por los visitantes a Montoro, Aizpiri, Cayarga y Víctor Ruiz.
Incidencias:
Urbieta. 700 espectadores.

Por tanto, el liderato del grupo se pondrá en juego el próximo domingo, cuando el Sporting B reciba en El Molinón (12 horas) al Mirandés, que llegará con 43 puntos, uno más que los rojiblancos.

La entrada de Traver por un Claudio Medina con problemas de gripe durante la semana resultó la única modificación destacable en el once del filial rojiblanco en Urbieta. El partido empezó de la peor forma posible para los intereses sportinguistas. El árbitro no dudó en señalar una pena máxima por un presunto agarrón de Víctor Ruiz sobre Pradera. Abaroa no perdonó desde los once metros. A partir de ahí, el Gernika, más intenso en las disputas, acorraló en su área a un filial rojiblanco que sufría en el juego aéreo, pero al que no logró derribar.

Los hombres de José Alberto López empezaron a tener el control del juego y en un intervalo de seis minutos anotaron tres goles que dejaron noqueado al conjunto vizcaíno. Primero con un disparo a media altura desde la frontal de Pedro, después con un certero testarazo de Pablo Fernández al saque de un córner y más tarde en una jugada afortunada en un libre directo lanzado por Cayarga: el balón tocó en la barrera y se desvió de su trayectoria para acabar en el fondo de las mallas. Casi a renglón seguido el central Berasaluze, en una jugada de estrategia, perdonó el acercamiento en el marcador. Fue el único detalle positivo de los locales que aún vieron como cerca del descanso Traver, en una rápida contra, supo definir en el mano a mano para colocar un espectacular y eficaz 1-4 al descanso.

En el arranque del segundo acto se repitió lo sucedido en el inicio de la primera mitad, con un conjunto vasco muy intenso y con la figura de Abaroa como hombre más destacado. El mediapunta anotó pronto otro penalti, en este caso por manos de un jugador visitante, y en el ecuador de la segunda mitad anotó con el hombro, en una acción de estrategia, el 3-4 que devolvía el nerviosismo a un equipo asturiano que apenas pasaba del medio campo.

A partir de entonces los locales se fueron con todo al ataque y dejaron huecos atrás, pero el filial no acabó de definir en el último pase para cristalizar alguna clara contra. Fue en un saque de banda cuando Pablo Fernández, con un gran chut escorado dentro del área, hizo su doblete particular para poner el definitivo 3-5.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos