cuartos | vuelta

Furia creciente en el Bayern

El chileno Arturo Vidal gesticula durante el Real Madrid-Bayern del martes en el Bernabéu.
El chileno Arturo Vidal gesticula durante el Real Madrid-Bayern del martes en el Bernabéu. / AFP
  • Los bávaros se sienten «estafados» por Kassai y denuncian ante la UEFA «la actuación violenta y desproporcionada» de la policía española contra sus hinchas en el Bernabéu

  • Rummenigge se confiesa «jodido como nunca», Ancelotti reclama el VAR y el expulsado Vidal insiste en que sufrieron un «robo»

A medida que transcurren las horas, la indignación, la rabia y hasta la furia crecen en el Bayern de Múnich tras su polémica eliminación ante el Real Madrid en los cuartos de final de la Liga de Campeones. Los bávaros rozaron la proeza, pero cayeron en la próroga víctimas del poderío de Cristiano Ronaldo y, a su juicio, de la actuación del colegiado húngaro Viktor Kassai. Triste vuelta a casa, apeados de la gran competición ante un enemigo clásico y con su portero Manuel Neuer de baja para el resto de temporada por una fractura en su pie izquierdo. Además, han presentado una denuncia a la UEFA por lo que consideran una actuación «violenta y desproporcionada» de la policía española al cargar contra los hinchas alemanes presentes en el ‘gallinero’ del coliseo merengue.

Karl-Heinz Rummenigge, director general del Bayern, se quejó del arbitraje en la cena organizada por el club tras despedirse. «Nos han jodido, en el estricto sentido del término. Es la primera vez que estoy tan enfadado»,«¿Qué hacen las federaciones? Siento rabia. ¡Nos han estafado!. ¡Nos han estafado!», espetó, citado por la agencia deportiva alemana SID. Según otras fuentes, en ese mismo acto el futbolista Xabi Alonso, ex del Real Madrid, confesó a sus allegados que cuando se está al otro lado, todo es más difícil.

El técnico Carlo Ancelotti, muy poco dado a hablar de los árbitros y otro perfecto conocedor de la ‘casa blanca’, abrió ya la caja de las críticas en la sala de prensa de Chamartín . Respondió con ironía cuando le preguntaron si al final del partido había hablado con Kassai: «No. He ido a saludarle y le he dicho: good job [buen trabajo]», bromeó el entrenador del Bayern. «Merecimos más. Hubo decisiones que nos penalizaron. En cuartos de una Champions tienes que poner a un árbitro con más calidad; o eso o es el momento de poner los vídeos porque hay demasiados errores», añadió Ancelotti el cuestionarle si con el VAR el Bayern estaría en semifinales. «Con las hipótesis no se va lejos. Es importante no fallar, y el árbitro ha fallado claramente», zanjó.

Tres de sus jugadores –Lewandowski, Thiago y Vidal– trataron de acceder al vestuario del colegiado después del partido. Al parecer se mostró un gran revuelo, con presencia incluso policial, pero, según fuentes de la UEFA, Kassai no recogió nada en el acta del partido, pública en la Liga pero secreta en los torneos continentales. En el Bayern lamentan la segunda amarilla al chileno Arturo Vidal tras una acción en la que no ven ni falta, que en cambio Kassai no le sacase la segunda tarjeta a Casemiro, pese a llevarse la mano al bolsillo, y los dos goles en fuera de juego anotados por Cristiano en el tiempo extra.

«Es muy fuerte que te roben un partido de Champions así», espetó Vidal, que en la ida falló el penalti del posible 2-0 antes del descanso. Estábamos 1-2, se asustaron y el árbitro empezó su show. Se notó mucho, muy feo. En un partido de tanta intensidad el resultado no puede pasar por el árbitro. Nos dejó fuera él. Todo el mundo que sabe de fútbol lo ha visto, no sólo Piqué. Cuando te embarran así es muy fuerte», prosiguió el chileno.

«La expulsión de Arturo no es ni amarilla ni falta, nos indigna eso, que acciones válidas nuestras se invaliden y las de ellos al revés. Estamos completamente jodidos, pero no podemos cambiar nada del pasado», aseguró, por su parte, el exazulgrana Thiago. «Un año de duro trabajo. Gracias y bravo al árbitro», ironizó Franck Ribéry en Instagram. Vidal también subió una imagen con un monigote en el gol de Cristiano. El dibujo simulaba a un defensa del Bayern que evitaba el fuera de juego del portugués.