Octavos | Ida

El Bayern puede ir a Estambul de turismo

Müller y Lewandowski se felicitan tras uno de sus goles. /Afp
Müller y Lewandowski se felicitan tras uno de sus goles. / Afp

Los bávaros liquidan la eliminatoria con una ‘manita’ a un Besiktas que acusó la temprana expulsión del croata Vida

NACHO BOLÍVAR

Coser y cantar para el poderoso Bayern de Jupp Heynckes ante un Besiktas que acusó jugar en inferioridad durante 75 minutos y se hundió en la segunda parte ante las acometidas de los bávaros. Con dos goles de Thomas Müller, tan resolutivo o más que siempre, otro de Kingsley Coman, un puñal que penetró con suma facilidad ante Adriano, y el doblete final del polaco Robert Lewandowski, la eliminatoria perdió toda emoción o incertidumbre.

El campeón germano confirmó su candidatura y se evitará sufrimientos en Estambul ante un adversario repleto de veteranos, como Pepe, Quaresma o Gary Medel, que ya cumplió con creces en esta Champions al acabar líder de grupo, e invicto, ante Oporto, Leipzig y Mónaco.

El choque, ya de por sí desequilibrado si se atiende a la calidad de ambas plantillas, quedó marcado por la pronta expulsión de Vida. El central croata vio la roja directa con justicia al derribar a Lewandowski cuando el polaco se marchaba solo tras una pérdida de balón absurda en la salida de los turcos.

5 Bayern

Ulreich, Kimmich, Boateng, Hummels, Alaba, Vidal (Tolisso, min. 83), Javi Martínez, James (Robben, min. 45), Müller, Lewandowski y Coman (Ribéry, min. 81)

0 Besiktas

Fabricio, Adriano, Pepe, Vida, Erkin (Gonul, min. 69), Hutchinson, Medel (Arslan, min. 85), Quaresma, Talisca, Babel, Vágner Love (Tosic, min. 57).

goles
1-0: min. 43: Müller. 2-0: min. 52, Coman. 3-0: min. 66, Müller. 4-0: min. 78, Lewandowski. 5-0: min. 89, Lewandowski.
árbitro
Ovidiu Hategan (Rumanía): Expulsó a Vida (min. 16). Amarilla a Quaresma, Lewandowski, Pepe.
Incidencias
Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Arena de Múnich.

Si ya de por sí el equipo de Günes se presentó en Múnich con un planteamiento muy conservador, con uno menos ya se atrincheró cerca de Fabricio, el mejor en el primer tiempo. El guardameta canario de padres uruguayos le detuvo un disparo a Coman y, sobre todo, sacó una mano rapidísima para desviar un cabezazo a bocajarro del central Hummels.

Aunque el veterano brasileño Vágner Love pudo adelantar al Besiktas tras un error defensivo impropio de los bávaros por un despeje hacia el centro, el partido era un monólogo de los locales. Ya pudieron marcar en el lanzamiento de falta de James tras la jugada de la expulsión, pero el balón no encontró portería.

El primer gol se veía venir pero no llegó hasta poco antes del descanso. Coman le hizo un traje a Adriano y Müller apareció con su oportunismo característico por el área pequeña. Hubo tiempo aún para que entrase Robben en lugar de James, todavía aturdido por un pelotazo tremendo de Müller.

Como es lógico, el Bayern no se conformó tras el descanso. Salió dispuesto a liquidar la eliminatoria ante su público y evitarse así problemas en la vuelta. Enseguida, Lewandowski lanzó al poste un golpe franco al borde del área y poco después asistió a Coman para que el joven francés rematase con sutileza sobre la marcha. Reaccionó el técnico visitante retirando al Vágner Love para reestructurar su zaga como no hizo tras la expulsión del acompañante de Pepe en la zaga. ya que entonces retrasó a Gary Medel. Le dio igual.

Cada vez con más espacios ante un rival agotado, los jugadores de Heynckes manejaron a su antojo el partido. Robben, fresco, era un puñal. De sus botas partió la jugada del tercer gol, ya que vio la internada de Kimmich, que se la puso de fábula a Müller, de nuevo letal rematando a la primera. Tan efectivo o más aún que Lewandowski, que, siempre atento a cualquier balón suelto, aprovechó un despeje en corto de Fabri y un regalo de su socio Müller para cerrar la goleada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos