Liga de Campeones | Fase de grupos

Bale y Cristiano disparan al campeón

Cristiano celebra el 0-2 con Bale. /Afp
Cristiano celebra el 0-2 con Bale. / Afp

El Real Madrid se puso el traje europeo y derribó al fin el muro amarillo de Dortmund

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

El Real Madrid aparca su irregularidad liguera para retomar el reto ser el primer club que conquista tres títulos consecutivos en el actual formato de la Champions, su competición fetiche. Tras superar en la primera jornada el trámite ante el Apoel chipriota con un doblete de Cristiano Ronaldo, eficaz en Europa pero negado de momento en el torneo de la regularidad, el campeón visita el imponente Signal Iduna Park, caliente feudo con capacidad para más de 81.000 espectadores en el que no ha sido capaz de ganar en sus seis comparecencias. Tres derrotas y tres empates ante el Borussia Dortmund es el pobre balance del equipo español junto al ‘muro amarillo’, como así se conoce a la ‘Sudtribune’ del estadio.

Los enfrentamientos entre el equipo blanco y los adversarios germanos se han convertido en un clásico que se reedita cada temporada y suele marcar el camino del Real Madrid hacia el título. El trasfondo histórico de «maldición germana» se acabó con Zinedine Zidane en el banquillo tras superar al Wolfsburgo y al poderoso Bayern de Múnich en los dos últimos cuartos de final, con victoria incluida por 1-2 en el Allianz Arena bávaro.

El año pasado, también en la fase de grupos, este doble choque ante el Dortmund se saldó con dos empates que dejaron al Real Madrid segundo de grupo y expuesto a un cruce de mayor peligro, superado con éxito ante el Nápoles en el camino hacia la ‘duodécima’ en Cardiff. A tres minutos del final dejaba escapar el que habría sido su primer triunfo en Dortmund, cuando Schürrle ponía el 2-2. El mismo resultado se dio en el Santiago Bernabéu, ya que el doblete de Benzema era igualado en la segunda mitad por Aubameyang, soberbio aquella noche, y de nuevo en la recta final por Marco Reus.

También midieron sus fuerzas en los cuartos de la campaña 13-14, la de la ‘décima’ en Lisboa, cuando el Madrid se impuso por un 3-2 global. Gareth Bale, Isco y Cristiano marcaron los goles para los de Carlo Ancelotti en el 3-0 de la ida y el equipo de Jürgen Klopp venció 2-0 en Renania del Norte-Westfalia gracias a los dos goles de Reus y estuvo a punto de la hazaña. Antes ya se vieron las caras en la fase de grupos de la campaña 12-13, aún con José Mourinho en el banquillo marengue. El Dortmund termino por encima del Madrid gracias al triunfo por 2-1 en casa, merced a los goles de Lewandowski y Schmelzer, mientras que Cristiano hizo el tanto del Real Madrid. En Chamartín, el encuentro acabó 2-2 y Reus volvió a ver puerta. Ambos clubes se encontraron de nuevo en las semifinales de esa temporada. Se clasificaron los teutones para la final al ganar 4-1 con cuatro dianas de Lewandowski y caer por 2-0 en la vuelta, con Benzema y Sergio Ramos de goleadores.

Curiosamente, el portero Roman Weidenfeller es el único jugador que queda de los partidos que ambos equipos disputaron en la segunda fase de grupos de la 02-03, cuando el Madrid ganó por 2-1 en casa y luego empató 1-1 en el infierno amarillo. Zidane jugó ambos partidos. Además, Michael Zorc, director deportivo del Dortmund, y Lars Ricken, coordinador de las categorías inferiores, disputaron la semifinal de la Champions 97-98 ante el Madrid de Jupp Heynckes, que empató sin goles fuera y venció 2-0 en su feudo, con tantos de Fernando Morientes y Christian Karembeu, antes de la ‘séptima’ conquistada en Amsterdam con ese polémico e histórico gol de Mijatovic frente a la Juventus.

Asensio, suplente

Se presentan esta vez los blancos con ciertas incógnitas sobre su juego, sin los lesionados Marcelo, Theo, Vallejo, Kovacic y Benzema, y con Toni Kroos entre algodones, aunque superó la prueba en el entrenamiento oficial de este lunes. Zizou cubrirá la ausencia de laterales zurdos con el comodín Nacho y no lleva a cabo probaturas. Casemiro vuelve al lugar donde en 2014 demostró su poderío y ejercerá de pivote y escudero de Modric, pese a los problemas en la espalda del croata, e Isco, para conectar con la velocidad de Bale y la necesidad de gol de Cristiano. Un 4-4-2 de Manual en el que se queda fuera del once Asensio.

Con el set endosado al Borussia Mönchengladbach (6-1), el ofensivo bloque que ahora dirige el técnico holandés Peter Bosz, ex del Ajax, se consolidó como líder de la Bundesliga y confirmó su mejor comienzo de la historia. Con 19 goles a favor y sólo uno en contra, es el equipo que menos encaja de las grandes ligas europeas. Merced al buen rendimiento en ataque de dos nuevos fichajes como el ucraniano Yarmolenko y el Maximilian Philipp, no añoran más de la cuenta al francés Ousmane Dembélé, ahora lesionado en el Barça.

En la Champions, sin embargo, el Dortmund comenzó mal con una derrota por 3-1 ante el Tottenham de Mauricio Pochettino, sobre el papel su gran rival en la lucha por el segundo puesto. Frente a un rival que actúa con un típico 4-3-3 holandés y presión adelantada, la clave del éxito residirá en la pegada y en saber dominar el centro del campo. Bosz no puede contar con Reus, que ni siquiera está inscrito por la rotura de ligamentos cruzados de la que se recupera, Schmelzer, Raphael Guerreiro y Schürrle, pero recupera a Marc Bartra, Julian Weigl, un gran mediocentro con perfil Barça, y Mario Götze.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos