El Comercio

Fútbol

Competición abronca e indigna al Barça

Los jugadores del Barcelona, tras recibir el botellazo.
Los jugadores del Barcelona, tras recibir el botellazo. / Afp
  • El tribunal de la FEF considera que «el comportamiento de algunos jugadores les descalifica y ridiculiza por sí solos»

La resolución sin precedentes del Comité de Competición sobre el botellazo a los jugadores del Barcelona en Mestalla ha provocado indignación en el club catalán y ha abierto una guerra entre la entidad azulgrana y el primer tribunal de la Federación Española de Fútbol (FEF). Competición no sólo se ha limitado a juzgar el incidente del pasado sábado, saldado con una multa mínima de 1.500 euros al Valencia y apercibimiento de cierre de su estadio, sino que ha abroncado a los futbolistas del Barça por su celebración del gol de la victoria y por «simular o fingir de forma simultánea haber sido golpeados por un objeto mucho más contundente que la botella que alcanza a uno solo de ellos (Neymar)». «El comportamiento poco ejemplar de algunos jugadores del FC Barcelona les descalifica y ridiculiza por sí solos», sentencia Competición en los fundamentos jurídicos de su polémica resolución.

El Barça considera «totalmente reprobable y abusivo» dicho comentario de Competición, que en opinión del club azulgrana, «convierte en culpables a las víctimas de un comportamiento claramente condenable y expresado en múltiples formas antes, durante y después del partido». «El FC Barcelona entiende que, después de esta resolución, el Comité se ocupará de analizar y juzgar la corrección de la forma como los equipos celebran todos y cada uno de los goles», destaca en su comunicado el club culé en respuesta al fallo emitido este miércoles por Competición.

«El Comité debería haberse limitado a analizar los hechos y aplicar las normas vigentes, obviando cualquier tipo de valoración que, además de injusta, es incompatible con los principios que deben regir la actuación de este órgano. El FC Barcelona exige a todos los estamentos implicados la responsabilidad y la imparcialidad necesarias para garantizar el ‘fair play’ y el buen ambiente que debe presidir la que quiere ser la mejor Liga del mundo», concluye el club presidido por Josep Maria Bartomeu, después de que Competición censurase la actitud de algunos jugadores azulgrana durante la celebración del 2-3 marcado por Messi y también por su «exagerada reacción» después de que una botella de plástico de agua lanzada desde la grada por un joven de 17 años alcanzase en la cabeza a Neymar.

«Sin que nada justifique o ampare la indecorosa reacción de una serie de energúmenos, no debe pasarse por alto el reprochable comportamiento que muestran algunos jugadores del FC Barcelona al dirigirse con ciertos gestos y expresiones hacia el público durante la celebración del gol que acababan de anotar», afirma el tribunal federativo presidido por Francisco Rubio, el juez de Competición que el pasado año también emitió una dura resolución sobre el ‘caso Cheryshev’ y lanzó una reprimenda al Real Madrid y al propio futbolista ruso. Tras el gol de penalti de Messi que dio la victoria al Barça ante el Valencia las cámaras de televisión reflejan que, mientras Neymar abrazaba a sus compañeros, el brasileño dijo a la grada: «A tomar por culo».

Posteriormente, cuando la piña de jugadores azulgrana fue alcanzada por una botella y Messi vio en el suelo a Neymar y a Luis Suárez, el delantero argentino gritó a la afición valencianista: «La concha de sus madres, hijos de puta». «El Comité obvia un clima hostil y, en algunos casos violento, que desemboca en una agresión hacia los jugadores del FC Barcelona, que sólo pueden reaccionar expresando su indignación por los hechos que han de soportar», responde el club culé, que recuerda «expresiones ofensivas, descalificaciones al árbitro por parte de personas y medios pertenecientes al Valencia CF y lanzamiento de objetos» en Mestalla.

Tas el partido el colegiado Undiano Mallenco escribió en el acta arbitral: «En el minuto 89 estando el juego detenido y cuando los jugadores del FC Barcelona celebraban un gol anotado por su equipo, fueron lanzadas desde uno de los fondos del estadio varias botellas, impactando una de ellas en el jugador número 11 del FC Barcelona (Neymar)». Competición insiste en que «nada, absolutamente nada, justifica una reacción violenta por parte del público» y en que «no fue una, sino varias las botellas lanzadas, sin que se haya identificado al resto de autores del grave incidente, siendo loable la identificación de uno los autores de los lanzamientos (el que tuvo más puntería)».

Temas