Jornada 26

El Barça se humaniza antes de la gran batalla

Lionel Messi./Reuters
Lionel Messi. / Reuters

Inesperado empate en Las Palmas antes de recibir al Atlético y la distancia con el segundo es ahora de cinco puntos después de que Calleri igualase el golazo de Messi

JESÚS BALLESTEROSBARCELONA

Las batallas que deciden una guerra se ganan de una a una. De eso se olvidó el Barcelona en su visita a Las Palmas. Frenazo y de los gordos del equipo de Ernesto Valverde que afrontará el choque clave de la temporada, en lo que a la Liga se refiere, tras protagonizar un mal partido en el que se dejó dos puntos. Básicamente, porque pensó que con lo mínimo le daba para derrotar a uno de los tres equipos que ocupan plaza de descenso, y no fue así.

Notable duelo de los pupilos de Paco Jémez que reciben una inyección de moral en su particular lucha por salvar, otro año más, la categoría. Brillante ejercicio defensivo del cuadro local que apenas permitió algunas claras al equipo que venía de hacerle media docena de goles al Girona.

Con el partido del Camp Nou ante el Atlético del próximo domingo en el horizonte, asumió el Barça que toda preocupación ajena al mismo estaba de más. Todo lo que no fuera amarrar el triunfo ante Las Palmas era elevar el nivel de excitación en la visita del segundo clasificado. Pero el fútbol no entiende de planes y el conjunto amarillo estaba dispuesto a hacer que al Barça le doliera algo la cabeza para sacar el duelo adelante. Y terminó lográndolo. El punto pone la Liga más picante que nunca con apenas cinco puntos de distancia entre Barça y Atlético.

1 Las Palmas

Chichizola, Dani Castellano (Míchel, min. 75), Gálvez, Ximo, Aguirregaray, Etebo, Vicente (Aquilani, min. 70), Jairo (david García, min. 86), Tara, Halilovic y Calleri.

1 Barcelona

Ter Stegen, Sergi Roberto, Umtiti, Vermaelen, Digne, Busquets, Paulinho (Rakitic, min. 63), Iniesta (Dembelé, min. 75), Aleix Vidal (Coutinho, min. 57), Messi y Luis Suárez.

Goles
0-1. min. 21. Messi. 1-1. min. 48. Calleri (p.).
Árbitro
Mateu Lahoz (valenciano). Amonestó a Aguirregaray, Dani Castellano, Ximo, Digne, Sergi Roberto, Umtiti, Etebo, Gálvez, Calleri.
Incidencias
Estadio Gran Canaria. 23.778 espectadores. 26 jornada de Liga de Primera División 17-18. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Enrique Castro 'Quini' y el hijo del ex presidente Marcos García Rodríguez, Manuel García Navarro.

Quizá fuera el prematuro gol azulgrana, quizá las decisiones arbitrales o quizá que el equipo de Jémez no viera excesivamente metido al Barça en el duelo como para solventar el mismo por la vía rápida. Lo cierto, es que aguantó lo que pudo y llegó a poner al líder en un serio apuro tras el gol de penalti nada más iniciarse la segunda mitad.

Más información

Tuvo incluso que rectificar el plan inicial Valverde, obligado por los derroteros que había tomado el envite. Y es que el técnico azulgrana, que insistió en las rotaciones en su once inicial, no dio descanso a las estrellas, pero sí dejó en la banco a Rakitic y Coutinho, de los que tuvo que tirar mediada la segunda mitad. De hecho, acabaría el Barça jugando con Messi, Luis Suárez, Coutinho y Dembelé como jugadores más ofensivos para cerrar el triunfo. De nada le sirvió a la escuadra culé.

Y eso, que pronto dejaron claro los Messi, Luis Suárez y compañía a los locales que la tercera victoria de Paco Jémez tendría que esperar a mejor ocasión (ya venció al Valencia y al Málaga). No habían pasado ni una docena de minutos cuando Chichizola ya había salvado a los suyos en dos clarísimas ocasiones.

Luis Suárez no fue capaz de superar al portero argentino tras dejarle Messi un gol regalado apenas a un par de metros de la línea de gol. Minutos más tarde, serían los dos compatriotas los que se vieron las caras en lanzamiento franco de Messi que atajaba el cancerbero. Sería el preludio del gol del rosarino, otra muestra más del inagotable repertorio anotador de Messi. Falta al borde del área, coloca la bola y disparo medido a la escuadra del portero. Sin opciones para el meta.

Con el gol bajaría el pistón el líder hasta que la necesidad le obligó a poner toda la carne en el asador. Nada más arrancar el segundo tiempo y tras la sorprendente decisión de Mateu Lahoz de marcar penalti a favor de los canarios - una mano de Digne junto al poste que pareció involuntaria-, Calleri ponía las tablas en el marcador y el Barça se daba cuenta de que las batallas hay que ganarlas de una a una.

Pese a las urgencias por ganar, no parecía mostrar el Barça síntomas de estar preocupado por el empate. Para Las Palmas el punto era más que oro y el equipo de Jémez se defendía como gato panza arriba. Los guerreros canarios iban cayendo uno a uno. El esfuerzo físico pasaba factura y el Barça le metía una marcha más a la circulación de balón.

Pero los recambios no dieron el vuelco necesario. No apareció Coutinho ni un Dembelé al que le sigue costando entender el juego del Barça. Es evidente, que el domingo será otra historia, pero el morbo de dejar la Liga a dos puntos ya está servido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos