Primera

La Guardia Civil encuentra la pistola de Semedo tras registrar su chalé y la discoteca que había montado en un sótano

El traslado de Semedo (en el recuadro superior) por parte de la Guardia Civil, tras su detención/D. Torres/AFP
El traslado de Semedo (en el recuadro superior) por parte de la Guardia Civil, tras su detención / D. Torres/AFP

La Guardia Civil arresta al jugador del Villarreal tras su implicación en los violentos hechos ocurridos en el chalé de lujo de Bétera donde reside el futbolista

JAVIER MARTÍNEZMadrid

La historia se repite. El jugador del Villarreal Ruben Semedo tropieza otra vez con la misma piedra. El futbolista vuelve a ser noticia por su violento comportamiento fuera de los terrenos de juego. El defensa luso y otros dos individuos intimidaron con una pistola, agredieron y robaron, presuntamente, a un conocido de su círculo de amistades, según la denuncia presentada por esta persona, en la madrugada del pasado 11 de febrero en el domicilio de Semedo.

Tras darle credibilidad al testimonio de la víctima, la Guardia Civil de Valencia inició una rápida investigación y detuvo ayer por la mañana al futbolista en su chalé de Bétera por los delitos de lesiones, detención ilegal y robo. El hombre agredido acudió el pasado 12 de febrero a una comisaría de la Policía Nacional de Valencia para denunciar que había sido atado, golpeado y retenido por Semedo y otros dos hombres en el domicilio del futbolista en la urbanización de Torre en Conill.

Más información

Después de inmovilizarlo y encerrarlo en una habitación, los individuos le quitaron la llave de su casa y dos de ellos entraron en el piso de la víctima para robar dinero, supuestamente, o apoderarse de algo que podría comprometer o hacer responsable de algún delito a los implicados. El denunciante tenía magulladuras en varias partes de su cuerpo y una fractura en el tobillo que le obligaba a andar con la ayuda de una muleta. El hombre también declaró que uno de los agresores le disparó dos veces con una pistola en la avenida de Blasco Ibáñez de Valencia, aunque los tiros no le alcanzaron.

Identificados los agresores

La víctima identificó al futbolista del Villarreal y a un primo de Semedo como dos de los individuos que le ataron y golpearon para luego robar en su piso en un complejo cercano a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Los vecinos de este edificio aseguran que han contemplado varias veces un trasiego de personas en la vivienda y que algunas de ellas permanecen muy poco tiempo en la casa.

Aunque la víctima presentó la denuncia en una comisaría de la Policía Nacional, la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Valencia se hizo cargo de las investigaciones porque los delitos tuvieron lugar en su demarcación.

Según la versión del denunciante, los tres individuos le ataron con una cuerda para que no pudiera escapar y luego acudieron al domicilio de la víctima para robar 24.000 euros, un ordenador y otros objetos de valor. Tras comprobar que estos hechos eran ciertos, la Guardia Civil detuvo ayer a Semedo y registró su casa durante varias horas.

Una discoteca en el sótano

Tras examinar con cuidado todas las dependencias de la casa, incluida una habitación habilitada como discoteca en el sótano, los agentes encontraron la pistola utilizada en la agresión. El arma de fuego incrimina al futbolista en los hechos investigados y en otros dos episodios violentos que protagonizó con su primo, presuntamente, en los últimos meses en locales de ocio en la ciudad de Valencia.

La detención de Semedo y la nube de periodistas que se congregó frente al chalé registrado por la Guardia Civil causó un gran revuelo en Torre en Conill, una urbanización de lujo con vigilancia privada donde residen otros futbolistas y deportistas de élite.

Los guardias civiles trasladaron la pistola al laboratorio del Grupo de Balística y Trazas Instrumentales de Valencia, donde los especialistas analizarán el arma de forma minuciosa para determinar si ha sido utilizada en algún hecho delictivo. También se llevaron varias cajas y bolsas con pertenencias del deportista. Después de leerle sus derechos e informarle también del motivo de su detención -los tres delitos de lesiones, detención ilegal y robo que presuntamente cometió-, los agentes trasladaron al futbolista al cuartel de Patraix para interrogarlo.

Los otros dos hombres implicados en la agresión, un primo de Semedo y otro individuo que ya ha sido identificado por la Guardia Civil, huyeron de Valencia al sospechar que la víctima había presentado una denuncia. La vivienda donde robaron Semedo y sus compinches se encuentra en un edificio que dispone de circuito cerrado de televisión. Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, el propietario del piso trató de conseguir las grabaciones de las cámaras de seguridad antes de acudir a la comisaría de la Policía Nacional. El denunciante quería facilitar a los investigadores las imágenes de los hombres que le habían agredido y robado. El primo del futbolista y el otro individuo residían también en el chalé de Bétera donde ocurrieron los violentos hechos, según las investigaciones. Los tres jóvenes celebraban fiestas privadas en la discoteca situada en el sótano hasta altas horas de la madrugada.

Otros dos incidentes graves

Semedo ya fue detenido por la Policía Nacional en diciembre por encañonar con una pistola a un empleado de una conocida discoteca de Valencia. Los hechos que motivaron su primer arresto ocurrieron el 19 de noviembre de 2017. Eran las ocho y media de la mañana y el deportista portugués se encontraba en el interior de un vehículo Mercedes, estacionado en las inmediaciones de la plaza de España, esperando a que saliera un hombre con que el que había discutido poco antes.

Según la denuncia que presentó esta víctima, Semedo se habría negado a abandonar la discoteca a la hora de cierre después de que le pidieran que abandonara el local. Cuando el futbolista vio en la calle al empleado del establecimiento, se aproximó a él y sacó una pistola que llevaba debajo de la camiseta. Semedo apuntó entonces con el arma al cuello de la víctima con la única intención de atemorizarla, presuntamente, y le dijo: «Ahora qué, llama a los de seguridad», según consta en las diligencias policiales. También le quitó el teléfono y lo tiró al suelo para que no llamara a la policía.

El defensa portugués acumula una tercera denuncia por otra supuesta agresión que cometió el 29 de octubre de 2017 a la salida de otra discoteca. Según declaró la víctima en el juzgado, los hechos se iniciaron dentro del local de ocio en el número 305 de la calle San Vicente Mártir. Eran las seis de la madrugada cuando Semedo se acercó a un joven y empezó a increparlo. Los amigos de ambos mediaron y lograron apaciguar los ánimos. Poco después, el futbolista se acercó otra vez al chico y le dijo que le regalaba una camiseta del Villarreal si le acompañaba a la calle, donde luego sacó de su bolsillo un botellín de cristal y agredió a la víctima en la cabeza de forma sorpresiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos