Jornada 5

El Real Madrid se apaga con Cristiano

Cristiano Ronaldo, tras perder una ocasión. / Sergio Pérez (Reuters)

El Betis deja en 73 la formidable racha de partidos consecutivos marcando de la escuadra de Chamartín justo el día del regreso del luso

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

73 partidos consecutivos marcando, a uno de superar el estratosférico registro logrado por el Santos de Pelé allá por los años sesenta del pasado siglo y con Cristiano libre de las cadenas de la sanción de cinco encuentros que se le impuso por su empujón a De Burgos Bengoetxea en la ida de la Supercopa de España en el Camp Nou, parecía cantado que el Real Madrid no perdería la oportunidad que se le presentaba de marcar un nuevo hito en su historia. Mal negocio, a priori, para el Betis medirse a un conjunto con semejante hambre de nuevas hazañas y espoleado por el regreso del depredador más voraz que se haya visto nunca en el Santiago Bernabéu. Fue todo lo contrario.

Desde que el 30 de abril de 2016 Gareth Bale marcase en el minuto 79 del choque correspondiente a la 36ª jornada de la Liga que el conjunto blanco hubo de ceder al Barça pese al gran recorte de puntos acometido tras el aterrizaje de Zinedine Zidane en el banquillo de Chamartín, el hoy doce veces campeón de Europa no había faltado ni un solo encuentro a su cita con el gol. Todos los rivales a los que se había medido en los 73 partidos oficiales disputados hasta este miércoles habían sufrido las dentelladas de los futbolistas que dirige el técnico galo. 32 equipos en total fueron víctimas del olfato goleador del Real Madrid, escuadra que antes de medirse al Betis contabilizaba en ese periodo 54 victorias, 14 empates y cinco derrotas. Un balance notablemente superior al del Santos, que se quedó en 52 triunfos, 14 empates y siete derrotas pese a sumar más goles que el cuadro de Concha Espina -245 frente a los 200 que había subido al marcador el Madrid antes de comenzar su partido contra el Betis-.

Sevilla y Deportivo de La Coruña son los que peor parados salieron de sus cruces en pleno idilio blanco con la portería del rival. Catorce dianas le endosó el Real Madrid al conjunto hispalense, los mismos que al gallego. Entre los adversarios históricos, el Atlético de Madrid se llevó la palma, con nueve tantos encajados, uno más de los que recibió el Barça. El Legia de Varsovia, que sufrió ocho goles, fue el principal damnificado fuera del territorio español.

Veintidós jugadores se repartieron los tantos del Real Madrid en esos 73 partidos, con Cristiano Ronaldo liderando de largo el ranking con 49 dianas. Benzema (21) y Morata (20) escoltan al luso en el podio. El último en irrumpir en el listado fue Borja Mayoral, que selló el pasado domingo en Anoeta su primer gol con los ‘mayores’.

Ambicionaba el Real Madrid pulverizar el registro del Santos, a fin de afrontar después el desafío de alcanzar los 96 partidos consecutivos marcando que alcanzó el River Plate entre 1936 y 1939, época en la que José Manuel Moreno lideraba a una escuadra que acumularía 72 victorias, 13 empates y 11 derrotas durante su racha, en la que conquistó seis títulos oficiales. Pero en su camino se cruzó Antonio Adán, viejo conocido de la parroquia blanca. El portero al que Mourinho utilizó en su guerra contra Casillas, hizo lo que nadie desde Joe Hart allá por el 26 de abril de 2016, negar por completo la ofensiva blanca. Lo hizo en un día en el que los locales las tuvieron de todas las clases, incluso de tacón. Pero ni con el máximo goleador de su historia sobre el verde quiso entrar el balón. Adán fue el villano para unos, el héroe para otros. El Madrid se quedó con las ganas de dejar atrás al Santos.

Fotos

Vídeos