Transición sin fichajes en el Athletic de Ziganda

Los jugadores del Athletic celebran un gol. /El Correo
Los jugadores del Athletic celebran un gol. / El Correo

El navarro es consciente de estar ante una oportunidad única en un año que se inicia con poca ilusión en San Mamés

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

La era Ziganda comienza en Bilbao sin grandes nuevas ilusiones y con cierta preocupación. Los fichajes, una vez más, no han llegado. O no han querido llegar. Y eso que el Athletic vive un gran momento de forma, pero se ha quedado sin pretendientes. En parte debido a una filosofía rara avis en el mundo del fútbol y en el deporte del siglo XXI. También es cierto que el club no ha conseguido seducir a las joyas con las que soñaba y que ahora tienen un gran valor en el mercado, como es el caso de Mikel Merino, Oyarzabal o Álex Berenguer. Futbolistas que encajarían a la perfección en un San Mamés que vio hace dos veranos, con Raúl García, al último fichaje de Ibaigane. Nadie ha fichado menos en Europa desde entonces.

Más información

Así pués, haciendo un ejercicio de realismo debe verse en algunos de los nombres relevantes en la última etapa de Ernesto Valverde, los mejores refuerzos de esta nueva temporada. Los leones pretendidos por los clubes de fuera parece que quieren seguir haciendo grande al Athletic y esa es una buena noticia para la entidad. Y es que los buenos no sobran. Sean o no del Athletic de cuna, si se dejan el alma serán aplaudidos y venerados.

El equipo lleva varios años instaurado en competiciones europeas y pasando rondas en Copa, suspirando por un título que llegó en 2015 con la Supercopa ganada ante el Barcelona. Ahora bien, la plantilla no da para pelear por todo en tres competiciones. Es consciente Ziganda y lo sabe el aficionado, que volverá a repetir los 'déjà vu' de años pasados con los goles de Aduriz y Williams, la pegada de Susaeta, los centros de Beñat, los regates de Muniain o la contundencia de Laporte.

Entre tanto hay que incluir los galones que va cogiendo Vesga gracias a la confianza del míster en esta pretemporada después de jugar cedido desde el pasado mercado invernal en el Sporting de Gijón. Habrá que esperar acontecimientos para comprobar el papel que juega el hasta ahora intocable San José con Ziganda en el banquillo. Este nuevo ciclo tiene el listón alto para el preparador navarro, consciente de estar ante una oportunidad única en su vida y necesitado de una buena dosis de fortuna para que la transición sea al menos tres cuartas partes similar que la de Valverde al sustituir a Marcelo Bielsa.

Le tocará tirar de lo viejo conocido y seguir sacando partido de la pizarra, algo que le ha facilitado la labor en muchas ocasiones al Athletic, gracias a la estrategia y que el navarro intenta darle un sello propio en estos primeros partidos. Deberá realizar conjeturas en el doble pivote, lograr fórmulas para dosificar el ataque y buscar alternativas en el centro de la defensa por la ausencia actual de Yeray. ¡Maldito cáncer!

Fotos

Vídeos