El Marino, con los justos para jugar en el campo del colista TSK Roces

N. G. AVILÉS.

Las bajas protagonizan la previa del partido de la jornada 31 para el Marino de Luanco, que esta tarde adelanta su visita al TSK Roces (18.15, Covadonga). Oli Álvarez tiene que echar mano del juvenil Miguel Cuesta para completar la convocatoria, ante las sanciones de David González y Luis Morán, y las lesiones de Guaya Sánchez, con rotura del isquiotibial en pierna izquierda, y Carlos Viesca.

La buena nueva es la presencia en el grupo de Germán Fassani, que podría tener ya sus primeros minutos tras su fugaz debut. Su puesta a punto será muy importante para el tramo final del campeonato y el 'play off'.

El equipo gozoniego no tiene margen de error ante un rival que está prácticamente descendido. La visita del Langreo a Miramar el próximo jueves obliga a ganar al Roces, para lo que Oli espera la respuesta de su equipo, metido de lleno en la disputa por el campeonato del grupo. El técnico ha pedido a sus pupilos la mayor concentración «porque estos partidos se pueden complicar si no hacemos las cosas bien. Pese a las bajas estamos en un buen momento y queremos seguir metidos en la lucha».

La jornada presenta además un segundo partido adelantado a este sábado, el que medirá a dos equipos de la zona media, Ceares y L'Entregu, en La Cruz a partir de las 17 horas.

En el programa de mañana destacan el Oviedo B-Tuilla, Langreo-Colunga, Llanes-Gijón Industrial y Covadonga-Siero, al que el Avilés echará un ojo por el equipo poleso. El Praviano, libre de cualquier problema, visita en el Pepe Quimarán al Llanera. El Lugones recibe al Mosconia y el San Martín al Condal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos