Fútbol

Matrícula en el campo y en el aula

De izquierda a derecha, Pablo, Guille, Gragera y Gaspar, cuatro puntales del equipo de División de Honor./AURELIO FLÓREZ
De izquierda a derecha, Pablo, Guille, Gragera y Gaspar, cuatro puntales del equipo de División de Honor. / AURELIO FLÓREZ

Los juveniles del Sporting Gaspar, Pablo, Guille y Gragera, compañeros de clase en La Asunción, afrontan ilusionados el tramo final de curso, con el título liguero a tiro

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

Cada lunes, la animada tertulia futbolística se hace inevitable en el aula de Segundo de Bachillerato del colegio de La Asunción. Y siempre con tintes rojiblancos. No es para menos, ya que en ella se encuentran cuatro de los jugadores juveniles del Sporting de División de Honor. «Los partidos del fin de semana dejan muchas anécdotas», explica el centrocampista Gaspar Campos-Ansó mientras se le escapa una sonrisa. Junto a él, como compañeros de estudios y de equipo, también se encuentran el lateral izquierdo Pablo García, el lateral derecho Guille Rosas y el centrocampista José Gragera.

También reconocen que en alguna ocasión los profesores tuvieron que llamarles «un poco» la atención para que dejasen aparcadas las distendidas tertulias y se pudiese comenzar con las clases. La Asunción es para ellos como su segunda casa, ya que tanto Gaspar como Pablo y José llevan juntos en el colegio desde los 3 años, mientras que Guille se les unió a partir de la ESO.

Los cuatro son juveniles de segundo año y ven como se acerca la selectividad, en junio, pero a nivel deportivo también afrontan un importante reto. El Sporting venció el pasado domingo al Deportivo y, a falta de cuatro jornadas para la conclusión del campeonato liguero, el equipo rojiblanco ocupa el liderato.

Pablo García confiesa que este final de Liga les provoca un cierto nerviosismo, como el que se siente ante los exámenes importantes. «Nos quedan cuatro finales y hay que hacer todo lo posible para quedar primeros y clasificarnos para la Copa de Campeones», indica el joven, de 17 años, que tiene pensado estudiar Economía en la universidad el próximo curso porque, según afirma, «no se me da mal la asignatura».

Pablo, Guille, José Gragera y Gaspar, en la clase de La Asunción donde cursan estudios.
Pablo, Guille, José Gragera y Gaspar, en la clase de La Asunción donde cursan estudios. / AURELIO FLÓREZ

Su compañero en la banda contraria, Guille, también planea cursar Economía «para compaginar los estudios con el fútbol», aunque de momento prefiere centrarse en recuperar materia atrasada de este año ya que estuvo entrenándose con el filial por las mañanas durante unas semanas. «A ver si recupero el tiempo perdido», comenta con cierta timidez.

Todos ellos han tenido esta temporada la recompensa de entrenarse, al menos una vez, con el primer equipo, a las órdenes de Paco Herrera o de Rubén Baraja, y también son requeridos por José Alberto en el filial, pero se muestran concienciados de que «los estudios son lo más importante». Así lo afirma José Gragera, quien agradece que los profesores sean flexibles con estos horarios matinales. «Nos ayudan cuando tienes que volver después de estar unos días sin poder ir a clase, es un gusto que sean así en este colegio», valora el centrocampista.

Con todo, también es patente esa la ilusión por culminar un campeonato que lleva ritmo de sobresaliente. «Este año tenemos una Liga muy guapa, de la que estamos disfrutando, y no miramos más allá de cada fin de semana. Así nos centramos en los estudios, porque el día de mañana es lo que nos va a sacar adelante», matiza Gragera, quien piensa estudiar algo relacionado con el deporte.

Del mismo modo, hay unanimidad, y sonrisas, a la hora de decidir si su entrenador en el equipo juvenil, Isma Piñera, les exige más que los profesores del colegio. Su técnico no quiere dejar espacio a las relajaciones. Tras ganar al Deportivo, ahora queda «lo más difícil, que es mantenerse» en la primera plaza. «Conseguimos algo muy importante, que es ganar a los equipos de arriba, pero no hay que bajar la guardia», advierte Gaspar, a quien le gusta la informática y sus futuros estudios universitarios apuntan a una ingeniería relacionada con la materia.

El conjunto sportinguista se enfrentará esta tarde al Racing Villalbés gallego (Mareo, 17 horas), un rival que se encuentra en descenso y apura su último cartucho para mantener opciones matemáticas de permanencia en la categoría. Los rojiblancos, por su parte, dependen de sí mismos para graduarse con matrícula de honor en el último trimestre del curso.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos