El Midas dice adiós tras tres décadas

José García Cano posa con algunos de los futbolistas que le rindieron un homenaje coincidiendo con la despedida del Midas. /  PALOMA UCHA
José García Cano posa con algunos de los futbolistas que le rindieron un homenaje coincidiendo con la despedida del Midas. / PALOMA UCHA

José García Cano, 'alma mater' de este club gijonés, homenajeado por sus futbolistas

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Después de tres décadas de intensa actividad, el Club Deportivo Midas no salió a competir esta temporada en la segunda categoría regional. Su presidente y entrenador, José Manuel García Cano (Lendepeña -Valdés-, 1949), recibió un cálido homenaje anoche de cerca de medio centenar de jugadores para reconocer su infatigable labor desde que se constituyó esta modesta entidad en 1986.

En dicho año tomó el nombre de un hotel que hubo en el paseo de Begoña (Midas), en cuya pista se realizaron los primeros entrenamientos.

A medida que el club creció en las distintas categorías pasó a disputar posteriormente sus encuentros en el campo de El Arroyo, en el Camino del Quemadero, en la parroquia de Granda. Sus mayores logros deportivos fue un ascenso de tercera a segunda juvenil, en la temporada 1996-1997, y un segundo salto de categoría de segunda a primera alevín en la campaña 1989-1990. Este mismo equipo se proclamó campeón del Torneo Villa de Gijón de fútbol-sala esa temporada.

García Cano empezó a entrenar en categoría cadete en la temporada 1995-1996 para gestionar todas las categorías hasta la 2000-2001, campaña en la que inició su andadura el equipo de categoría regional. El año pasado, muy a su pesar, fue la última para el Midas.

«Con 50 años tuve que ponerme a cursar estudios de secundaria para sacar el título de entrenador juvenil y el regional, porque era obligatorio», rememora García Cano, muy querido por todos los discípulos que trabajaron bajo sus órdenes. De sus tres décadas al frente del club tiene muchas anécdotas, pero el recuerdo más grato, asegura, fue «aquella temporada con el equipo de segunda cadete, que súmanos 80 puntos y nos quedamos a las puertas del ascenso, perdiendo solo por diferencia de goles». También le viene a la memoria cuando se subió a segunda juvenil, «fue un enorme logro».

La desaparición del Midas, en su opinión, obedece fundamentalmente a «las escasas ayudas que tiene el fútbol modesto hoy en día». Así las cosas, explica que «a lo tonto, un equipo en segunda regional te cuesta unos 9.000 euros y hay que trabajar mucho para sacarlo adelante, con lotería, publicidad...».

También incide este viejo 'guerrero' del balompié en que en los últimos años los más jóvenes «han perdido una serie de valores como la unión, la educación, el sacrificio y la obediencia. Desde luego no es igual que antes».

Cabe recordar que el Midas se dio a conocer a través de 'El Día Después', porque al tener pocos niños en alevines e infantiles, los primeros iban a jugar con los segundos al acabar el partido los más pequeños. Y a pesar de que en rara ocasión jugaban los once futbolistas, cada vez que les metían un gol, en lugar de perder tiempo, corrían a sacar de centro para ver si podían remontar.

La desaparición del Midas refleja la grave crisis del fútbol modesto en la ciudad en las tres primeras categorías regionales (Tercera, Preferente, Primera y Segunda regional). «Hubo temporadas en las que Gijón tuvo hasta 26 equipos. En la actualidad solo tiene doce».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos