90 minutos con el corazón partido

Tino Álvarez posa con sus carnets de abonado del Sporting y del Oviedo frente a las oficinas de El Molinón.
Tino Álvarez posa con sus carnets de abonado del Sporting y del Oviedo frente a las oficinas de El Molinón. / PALOMA UCHA

El langreano Tino Álvarez, abonado del Sporting y del Oviedo, espera un derbi igualado en el que reinen el buen fútbol y la deportividad

VÍCTOR M. ROBLEDO

El pasado 2 de agosto, Tino Álvarez acudió a las oficinas de El Molinón para cambiar el asiento de su abono en la Tribunona. Tras cuatro horas de espera, y con su nuevo carnet en la mano, Tino abrió la cartera y lo colocó junto a otro que había renovado unos días antes: el del Oviedo. Su caso puede que sea único en Asturias. Este aficionado langreano de 69 años es abonado de los dos equipos desde hace tres años, aunque a escasas horas del derbi regional reconoce que los colores rojiblancos siempre le han tirado un poco más que los azules. «Yo nací en La Moral, en Tuilla, y desde guaje simpaticé mucho con el Sporting, pero en 1980 me casé, vine a vivir a Oviedo y ahora apoyo a los dos equipos», explica en conversación con EL COMERCIO.

Más derbi

Tino Álvarez alterna cada fin de semana su presencia en El Molinón y en el Carlos Tartiere para animar a los dos máximos representantes del fútbol asturiano. Incluso en una ocasión en que los partidos de ambos se solaparon, Tino se las ingenió para no faltar a las dos citas. «Vivo cerca del Tartiere, así que por la mañana dejé el coche preparado para poder salir rápido y al descanso marché para Gijón», recuerda.

«Yo soy asturiano y lo que quiero es que los dos jueguen en Primera División, igual que quiero que suban el Tuilla, el Langreo, el Avilés y el resto de equipos de aquí», adelanta Tino Álvarez para explicar una extraña pasión que ha contagiado incluso a los suyos.

Porque Tino tiene dos ramas bien diferenciadas en su familia, aunque ambas comparten la deportividad y la simpatía hacia el máximo rival: «A El Molinón voy con mi hermano, que está cerca de hacer cincuenta años como abonado, y con mi cuñada. En el Tartiere formamos una pandilla mi hija, mi yerno, mi nieto y yo. Nos sentamos en la grada Herrerita».

El fútbol, y más concretamente el Oviedo, han tejido un vínculo muy especial entre Tino y su nieto, por el que siente devoción: «Se llama Pablo. Juega en el prebenjamín del Oviedo y le tira mucho el azul, pero respeta al Sporting y tiene algunas cosas del equipo también. Alguna vez pensé en hacerlo socio también del Sporting, pero no cuadraba bien por los horarios».

Lo que pretende este aficionado es que el deporte le sirva a Pablo para educarse en unos valores, más allá de victorias, derrotas y rivalidades. «No me gusta que se vea la violencia que hay algunas veces en los estadios, no queremos meterlo en ese ambiente. Yo disfruto cuando hay un gol y levanta la bufanda o cuando lo subimos en hombros», asegura Tino. Su nieta pequeña, de cuatro años, acudió el pasado fin de semana por primera vez al Carlos Tartiere y ya ha advertido en casa que quiere repetir la experiencia muy pronto.

Conocida su afinidad hacia ambos equipos, nadie mejor que Tino Álvarez para analizar el estado de forma en el que llegan al gran derbi. «Los veo muy bien. El Sporting parece más motivado, porque el año pasado hubo partidos en que no daba esa impresión. Y el Oviedo también creo que ha dado un paso. El nuevo entrenador, Anquela, los está empujando más que Hierro. Me gusta», asegura el langreano.

Pese a su simpatía hacia el Oviedo, Tino no oculta que espera vivir esta tarde una victoria rojiblanca, aunque ha alcanzado un acuerdo con su nieto para el partido de la segunda vuelta. «Le dije que ahora es mejor que gane el Sporting, ya que voy a estar en la grada, y que para el próximo gane el Oviedo», bromea.

Tino vivirá hoy un partido que llevaba muchos años esperando: «Es una pena que una provincia tan futbolera como Asturias estuviera tanto tiempo sin vivir un derbi. A ver si vemos un buen partido y se vive un gran ambiente por parte de todos». Es el único aficionado que saldrá contento de El Molinón pase lo que pase.

Fotos

Vídeos