Oli se muestra «orgulloso de mi equipo» tras la primera derrota del Marino

N. G. AVILÉS.

24 han sido al final las jornadas consecutivas que el Marino de Luanco ha permanecido invicto en el campeonato liguero, lo que iguala el mejor registro histórico del equipo luanquín en Tercera División. Una derrota que el entrenador, Oli Álvarez, asumía con naturalidad porque «alguna vez tenía que ser». Sobre la justicia del 1-0 con el que ganó el Gijón Industrial, Oli dijo que «la justicia es meterla entre los tres palos, y no lo hicimos. Se han visto goles anulados, tres balones que sacaron en la línea de portería, un montón de ocasiones. Lo hicimos todo para ganar, pero el balón no entró y encajamos al final en una jugada con varios rebotes».

El técnico de los azulones apela a su experiencia para afirmar que se siente «más orgulloso de mis jugadores pese a perder, eso es algo que me ha enseñado el fútbol, solo nos faltó encontrar la portería, como nos pasó en Colunga. En estos partidos el equipo ha hecho muchas ocasiones y eso nos fortalece como grupo en el trabajo que hacemos».

Al margen del puro detalle de la primera derrota, el Marino cede el liderato al Oviedo B: «Sabíamos que no iba a ser fácil», dice en referencia al campeonato, pero «estamos en la pelea y eso es lo importante».

Oli y Manel trabajarán esta semana preparando la visita a Miramar del Condal de Noreña con la duda de saber si podrá debutar Fassani ante su exequipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos