El Oviedo multiplicará esfuerzos para minimizar los daños en el césped

Trabajadores del Oviedo, esta temporada, en los instantes previos al inicio del encuentro frente a Osasuna en el Carlos Tartiere. /  ÁLEX PIÑA
Trabajadores del Oviedo, esta temporada, en los instantes previos al inicio del encuentro frente a Osasuna en el Carlos Tartiere. / ÁLEX PIÑA

El club tiene preparados 25 operarios, cinco veces más de lo habitual, para evacuar agua e impedir el deterioro del terreno de juego del Tartiere

J. A. G. GIJÓN.

El Tartiere tiene a toda Asturias en ascuas. ¿Será capaz el césped del estadio ovetense de soportar la lluvia que está previsto que caiga en las próximas horas? En el club azul existe la confianza de sortear las dificultades y para ello pondrán todos los medios disponibles a su alcance. Habitualmente, cinco operarios se encargan de cuidar el verde del campo los días de los partidos. En esta ocasión, existe la previsión de que haya hasta 25 operarios preparados. Fuentes municipales confirmaron que habrá tanto personal de 'Naturgreen' (empresa que ya realiza las funciones de mantenimiento) como de 'Absa-Perica', concesionaria de las zonas verdes del Ayuntamiento de Oviedo.

A mediodía, con la preocupación que existía por el estado del césped, se sondeó la posibilidad de trasladar personal desde Gijón de la empresa Jarpa, encargada de cuidar tanto las instalaciones de Mareo como las del Requexón. Sin embargo, esta opción fue finalmente descartada.

Ana Rivas, edil del equipo de gobierno del Ayuntamiento de la capital reconoció ayer que el césped del Tartiere «está mal» por la cantidad de agua que ha caído. No obstante, trasladó un mensaje de tranquilidad asegurando que «todo lo que se pueda hacer lo vamos a intentar».

Alfredo Álvarez, técnico especialista en el cuidado del césped, considera que solo se pueden tomar medidas paliativas, ya que el problema del verde del Tartiere viene de lejos. «Los operarios tendrán que echar mano de las 'squeegee' (escobas con gomas) para achicar agua; no tienen muchas más opciones», señala Álvarez, que añade también otras alternativas como «pinchar el césped y crear canales de infiltración». Los problemas de este césped, opina, pueden estar provocados por una mala construcción de los drenajes, sumada a la falta de luz y a la ventilación de aire.

Hubo ya problemas semanas atrás en el duelo ante Osasuna y ahora la prueba de fuego será mañana con la disputa del derbi asturiano. Será entonces cuando el verde del Tartiere pase su examen definitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos