«El Oviedo y el Sporting han acertado con sus banquillos»

Ovidio Alonso recibirá hoy la insignia de oro del Comité Asturiano de Entrenadores. / P. LORENZANA
Ovidio Alonso recibirá hoy la insignia de oro del Comité Asturiano de Entrenadores. / P. LORENZANA

Ovidio Alonso Insignia de Oro del Comité de Entrenadores«Me marcaron más las veces que me quedé a las puertas del ascenso que las que lo conseguí. Eso te da un punto más para la siguiente temporada»

IVÁN ÁLVAREZ GIJÓN.

José Ovidio Alonso Puente (Oviedo, 1955) acumula más de media vida en los banquillos asturianos. Mientras permanece en «el paro forzado», como él mismo lo define, recibirá esta noche (21 horas) en el Hotel Cristina de Noreña la insignia de oro del Comité Asturiano de Entrenadores. Una distinción que premia una longeva trayectoria iniciada en el amanecer de la década de los 80 y para la que no ha acotado un final.

-¿Qué supone para usted este premio?

-A lo largo de mi carrera recibí varios premios, pero el hecho de que mis compañeros se acuerden de mí y lo reconozcan es lo máximo. Estoy muy emocionado.

«Llevo 889 partidos y, aunque sé que es muy difícil, me encantaría llegar hasta los mil»

-¿Qué momentos recuerda con especial trascendencia en su trayectoria, los ascensos?

-Me marcaron más las veces que me quedé a las puertas que los ascensos que conseguí. Ocho veces me quedé a apenas un punto y esos resultados adversos parece que te animan mucho más a mejorar en la siguiente temporada. Creo que llevo 889 partidos y, aunque sé que ahora es muy dificil, me gustaría llegar a los mil.

-¿Entonces nunca se le ha pasado por la cabeza guardar la pizarra?

-Nunca. Tengo amigos entrenadores que me dicen que están cansados, que los futbolistas de ahora ya no son tan disciplinados como antes. Opino todo lo contrario, no estoy saciado de fútbol. Me gusta entrenar por el trato con los chavales y me hace sentir más joven.

-Esa pasión intacta es la que muestran dos veteranos como Anquela y Paco Herrera. ¿Qué opina de ellos?

-Por primera vez en muchos años me gustan los dos entrenadores. Creo que el Sporting y el Oviedo han acertado con sus banquillos. Ya no solo por la experiencia que tienen. Exprimen a los equipos y les saben sacar mucho rendimiento. Excepto a Abelardo, al que conozco personalmente y considero un gran entrenador, el Sporting no estaba eligiendo bien en los últimos años. Creo que es muy importante la continuidad.

-¿De dónde le surge su inquietud por el banquillo?

-Ya cuando jugaba en el Rosal tenía inquietudes por entrenar. Creo que tenía 26 años cuando era jugador y empecé a hacer funciones de entrenador con los juveniles.

-En más de tres décadas de trayectoria hay mucho espacio para el cambio. ¿Cuál es el que más nota?

-Tanto los campos como los métodos de entrenamiento. Antes te encontrabas muchos campos embarrados y algunos en los que botaba el balón como un conejo y ahora están mejor porque son de hierba artificial la mayoría. También se trabaja ahora mucho más con balón. Todo cambia, pero el objetivo siguen siendo el mismo, se trata de meter gol en la portería contraria (ríe) .

-¿También está sujeto a cambios su estilo de juego?

-Siempre me he adaptado mucho a los jugadores que he tenido, es lo que tiene que hacer un entrenador. Tienes que amoldarte a ellos, intentas amoldar a los jugadores a ti, pero es complicado. No tengo una filosofía clara ni un estilo de juego totalmente definido. Siempre intento que mi equipo esté bien preparado físicamente y tenga los conceptos claros. El trabajo de un entrenador es semanal, porque quien deciden los domingos son los jugadores.

Fotos

Vídeos