Caudal

Paco se despide del Caudal: «Es lo mejor»

Policías se interponen entre Paco y miembros del Frente Tensión. / J. CARLOS ROMÁN
Policías se interponen entre Paco y miembros del Frente Tensión. / J. CARLOS ROMÁN

Los mierenses frenaron su racha de siete derrotas, pero no lograron el triunfo y su entrenador anunció su salida del club

ÁLVARO FERNÁNDEZ MIERES.

Tal y como había prometido la semana pasada tras una larga reunión con el presidente Roberto Ardura, Paco Fernández se despidió del banquillo del Caudal después de no conseguir pasar del empate ante el Izarra (1-1) en el Hermanos Antuña. Dos puntos de veintisiete posibles es el escaso bagaje del equipo mierense en los últimos nueve partidos. Unos números que han propiciado la marcha del técnico que llevó al conjunto asturiano a los mayores éxitos de su época más reciente.

El entrenador ovetense revolucionó el once dejando en la grada a Iker Alegre y en el banquillo a hombres importantes en su esquema como Cristian, Javi Sánchez y Thaylor. En su lugar entraron el juvenil Davo y los jóvenes Perujo y Pelayo.

Salió fuerte el equipo caudalista de inicio con constantes aproximaciones a la meta defendida por Julio. Sin embargo, con el paso de los minutos, la balanza se fue igualando. De este modo, en el minuto 13, el conjunto navarro montó un rápido contragolpe por la derecha. El balón le llegó a Arnau, en el borde del área pequeña, y el delantero no dudó en cargar su pierna para fusilar con un potente disparo que se estrelló en las manoplas de Rabanillo para despejar el peligro lejos de su portería.

La respuesta local llegó diez minutos después. Perujo botó una falta lateral, Adrián Llano cabeceó en el segundo palo y piso el esférico en el corazón del área pequeña. Allí apareció Catú, entre los dos centrales visitantes, y estiró su pierna derecha para empujar el balón al fondo de la portería defendida por Julio. Era el 1-0 que ponía al cuadro blanquinegro por delante en el marcador.

Tenía controlado el partido el equipo de Mieres. Sin embargo, un error de Borja Prieto al ceder un balón atrás, dejó en posición franca a Arnau. El atacante se plantó solo ante Rabanillo, al que superó en el mano a mano con un disparo raso ajustado al poste izquierdo de la portería que puso el 1-1 en el marcador.

Tras el paso por los vestuarios, los locales pidieron penalti en una acción en la que el central Cabrera derribó claramente a Borja Prieto dentro del área cuando este se disponía a chutar. Sin embargo, y pese a la protestas del futbolista asturiano, el colegiado no señaló nada.

Insistían los hombres de un Paco que movió sus piezas buscando mayor presencia en ataque, dándole entrada a Thaylor y Sergio Prendes, pero las ocasiones más claras fueron protagonizadas por los navarros. El Izarra no dio ni mucho menos por bueno el empate y sus pocos acercamientos llevaron mucho peligro a la meta defendida por Rabanillo. A quince minutos para el final, Eguarás protagonizó la ocasión más clara para los de Nacho Fernández, pero el meta gijonés, muy atento, sacó una mano providencial que desbarató la acción.

Ya con el tiempo cumplido y con el Caudal volcado en ataque, Manny estrelló un balón en el larguero con un remate de cabeza. No hubo tiempo para más y, tras el pitido final, Paco, visiblemente emocionado, se despidió de una afición caudalista que en su gran mayoría ovacionó al técnico.

Con este empate, el Caudal se sitúa a diez puntos de la salvación que marca el propio Izarra y a cuatro de la promoción de permanencia.

«Siento marcharme así»

Paco Fernández confirmó en la sala de prensa la noticia de su marcha. «No contemplábamos el empate, pero yo había dicho que, si no ganábamos, me iba y en principio es lo que haré», comentó el entrenador. «Tal y como está la situación y dicho lo dicho, creo que es lo mejor», apostilló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos