«Es la primera movida que tengo con un árbitro»

Álex Ferreira, ayer, en los juzgados ovetenses. / Á. P.
Álex Ferreira, ayer, en los juzgados ovetenses. / Á. P.

El jugador juvenil presunto agresor de un colegiado alega problemas psiquiátricos y la juez suspende el juicio que se iba a celebrar ayer

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

El juicio rápido señalado ayer en Oviedo en el que se iba a juzgar la presunta agresión al árbitro Adrián Borrego González por parte Álex Ferreira, jugador de la Asociación Deportiva San Juan de la Carisa, durante el partido que les enfrentaba al Beredi el pasado domingo, fue suspendido por la titular del Juzgado de Instrucción número tres de Oviedo.

El letrado de Álex Ferreira alegó problemas psiquiátricos de su defendido y la juez ordenó recabar los informes médicos precisos que confirmen que el jugador puede ser imputado en la causa. La celebración del juicio queda así a la espera de nueva fecha cuando el futbolista aporte esos informes forenses.

De esta manera, lo que comenzó como un simple partido de la Tercera División Juvenil asturiana se prolonga en un proceso judicial incierto. El colegiado Borrego González, que también estaba ayer citado para prestar declaración, suspendió el partido en el descanso. Antes había habido una tangana en la que los jugadores sierenses salieron mal parados.

El árbitro se remite al acta del choque, en la que recogió el comportamiento de Ferreira. Dejó escrito que el futbolista entró en el vestuario «con la intención de agredirme» y que le agarró «por el cuello» empujándole «contra la pared» sin soltarle. Borrego González terminó su relato afirmando que golpeó «mi cabeza contra la pared», a la vez que le propinaba un cabezazo en la mejilla derecha.

Ferreira, visiblemente alterado durante toda una mañana de trasiego y espera en los pasillos de los juzgados, en la que también tuvo que pasar por la sala del médico forense antes de que el juicio quedara en suspenso, explicó «he jugado mucho tiempo al fútbol y esta es la primera movida que tengo con un árbitro».

A la espera de que la jueza determine una nueva fecha para la vista oral, el jugador salió de los juzgados acompañado por su abogado y su madre, visiblemente preocupada por los comentarios vertidos en las redes sociales contra su hijo. «No se puede hablar tan mal de alguien que no conoces. Detrás de cada persona hay una historia», dijo.

Dos años de sanción

El proceso judicial abierto en el que está envuelto el joven jugador no es el único que acarreó el partido entre el San Juan y el Beredi. El pasado martes sí que se celebró un juicio rápido por agresiones leves durante la tangana producida en los únicos 45 minutos que duró el encuentro. Ferreira, junto con otro compañero de equipo, negó haber participado en la trifulca y el jugador del club sierense personado acabó por retirar la denuncia.

Con ese frente cerrado, el mundo del fútbol también tenía algo que decir. La presidenta del San Juan, María Luisa Urbaneja, ya había afirmado que el jugador no volverá a vestir la camiseta del club, pero faltaba conocer la sanción deportiva, que se falló en base a lo reseñado por el colegiado en el acta.

El Comité de Competición de la Federación de Fútbol del Principado resolvió el miércoles imponer una sanción al futbolista consistente en 24 meses de suspensión en base al artículo 52.2 del reglamento que reza, escueto, «agredir al árbitro». El organismo también falló contra un compañero de Ferreira, el portero Adrián Álvarez González. Es este caso, con diez partidos sin poder jugar por «provocar a otro e insultar de forma reiterada al árbitro y producirse de manera levemente violenta para con el mismo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos