«Quini quería que todo el mundo fuera feliz»

«Quini quería que todo el mundo fuera feliz»
Un aficionado muestra la camiseta del Sporting con el nueve en la espalda y el nombre de Quini. / A. G.

Excompañeros de 'El Brujo' recuerdan su figura deportiva y humana en un acto organizado por el Diario As en el Recinto Ferial Luis Adaro

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Las más de doscientas personas que llenaron anoche uno de los salones de actos del Recinto Ferial Luis Adaro esbozaron media sonrisa cuando la pantalla mostró un carrusel de fotos de Quini. El Diario As, que se vende los lunes en Asturias de forma conjunta con EL COMERCIO, y Ser Gijón organizaron un emotivo homenaje en memoria del mito rojiblanco, al que no faltaron varios de sus excompañeros, como Cundi, Eloy, Puente y Churruca. Todos comenzaron repasando la trayectoria deportiva de 'El Brujo', aunque sus divertidas anécdotas y su grandeza humana acabaron acaparando el debate.

«Quini fue alguien ejemplar que dio una buena imagen del Sporting, de Asturias, del fútbol y de España», apuntó Alfredo Relaño, director de As y moderador del debate para arrancar el acto. Falo, el hermano del mítico '9' rojiblanco, abrió las intervenciones con palabras de agradecimiento por las muestras de cariño recibidas por la familia y una breve semblanza del Quini humano. «Él que quería es que todo el mundo estuviera contento, que tuviera una sonrisa, que fuera feliz. Por eso era tan bromista», apuntó visiblemente emocionado.

Cundi narró posteriormente una de las miles de bromas ejecutadas sigilosamente por 'El Brujo': Redondo estrenaba unas botas y, al intentar calzárselas, se las encontró clavadas al suelo del vestuario. «Como futbolista era extraordinario y como persona, poco más se puede decir. Siempre nos ayudaba, nos animaba si nos salía algo mal», destacó el exlateral del Sporting.

Más información

Eloy Olaya, por su parte, recordó la fotografía que se hizo junto a Quini en Mareo al término de un entrenamiento cuando apenas tenía catorce años: «Estos días he pensado en aquello, es algo muy especial». El exdelantero gijonés coincidió con 'El Brujo' en la recta final de su carrera, al revés de lo que le sucedió a Antonio García Puente, que vivió de cerca el inicio de su leyenda: «Una vez le dije que era capaz de ver la portería más grande que los demás. Haber tenido a Quini es una grandeza para Gijón». Iñaki Churruca concluyó asegurando que 'El Brujo' «hacía mejores a todos los extremos».

Rubén Baraja también acudió al homenaje a Quini. El técnico del Sporting asumió que la plantilla rojiblanca «lo va a echar de menos» y no ocultó el profundo mazazo que supuso el fallecimiento del mito sportinguista: «Hemos tenido que tratar de superar esa situación convirtiendo la tristeza en motivación». Baraja espera que su recuerdo «nos dé de un plus de energía y motivación para lograr lo que a él le gustaría que hiciera este año el Sporting».

El público participó en el acto lanzando preguntas a los invitados y recordando sus propias experiencias con Quini. Ninguna arrancó tantos aplausos y carcajadas como el relato que hizo Falo de la etapa de sus dos populares hermanos, Enrique y Jesús, como estudiantes de Maestría: «Mi padre los apuntó cuando vivíamos en Llaranes para que aprendieran un oficio. Mi madre les pedía todos los meses las notas, pero ellos siempre daban excusas y no las traían. Mi padre fue un día a hablar con el profesor, que les dijo que no los conocían. No habían ido a clase nunca. Resulta que se quedaban jugando a fútbol en el campo de La Toba».

Aquella escuela perdió dos jóvenes aprendices de cualquier trabajo, pero el fútbol ganó dos leyendas que trascendieron a sus méritos deportivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos