Retrato robot de dos enemigos íntimos

La gestión de los clubes ha variado mucho y prueba de ello es que apenas hay canteranos en ambos conjuntos

VÍCTOR M. ROBLEDO

Cuando los jugadores del Sporting y del Oviedo salten esta tarde al césped de El Molinón lo sabrán casi todo los unos de los otros. Es imposible pensar lo contrario. Paco Herrera y Juan Antonio Anquela, resabiados de tantas horas de fútbol y de banquillos, les habrán dado ya a lo largo de la semana toda la información del futbolista que deben cubrir, de las debilidades de una de las líneas rivales, de lo importante de mantener la cabeza fría en medio de un ambiente caliente. Seguramente, en su análisis previo, los dos técnico hayan encontrado en el retrato robot de su rival rasgos del de sus propios equipos.

El Sporting y el Oviedo de esta temporada presentan datos similares en varios detalles de la configuración de sus plantillas. Ambos, por ejemplo, cerraron el plazo de inscripción de jugadores con 22 fichas profesionales ocupadas, a los que hay que sumar los tres jóvenes jugadores que trabajan a diario con el grupo pese a estar inscritos con el filial. En el caso del Sporting son Nacho Méndez, Pedro y Dani Martín, a quienes Paco Herrera da rango de futbolistas del primer equipo, igual que le sucede a Anquela con Viti, Cortina, Prendes y el ghanés Owusu, recién incorporado a préstamo por el Leganés. Algunos ya han debutado en el laboratorio que representa la Copa.

Más derbi

Un detalle llamativo de las dos plantillas es la escasez de jugadores con largo recorrido en cada uno de los clubes. Es difícil encontrar futbolistas como Joaquín o Berto, por citar dos casos, que estuvieron muchas temporadas vistiendo la camiseta de ambos equipos.

En el Sporting hay solamente ocho hombres que llevan más de dos temporadas en el equipo. En el Oviedo, la cifra se reduce hasta los cuatro. Ambas entidades han agitado el último mercado con diez y trece incorporaciones respectivamente que han dejado las alineaciones con un aire irreconocible respecto al pasado curso.

Si algo puede descafeinar el derbi de hoy es la escasa presencia de futbolistas de la cantera de ambos equipos. La globalización en el fútbol ha derribado fronteras a costa de perder un poco la identidad. Si se ciñe el dato a los futbolistas con ficha del primer equipo aparece apenas un total de seis asturianos entre ambos conjuntos: Canella, Sergio Álvarez, Pablo Pérez y Carlos Castro en el lado sportinguista y Diegui y Saúl Berjón en el azul. Este último y Pablo Pérez, además, serán los únicos que vivan el derbi desde la pura perspectiva local al no haber más jugadores nacidos en Oviedo y Gijón.

Por contra, en las manos de Herrera y Anquela está que el duelo regional se internacionalice como nunca antes con la participación de futbolistas de hasta once nacionalidades distintas. El Sporting cuenta en sus filas con seis futbolistas extranjeros, nacidos en Italia, Colombia, Serbia, Uruguay, Brasil y Argelia. En el Oviedo la cifra se dispara hasta los ocho, con presencia uruguaya, húngara, argentina, keniata, italiana, eslovena y ghanesa.

Queda claro en el análisis de las plantillas que las direcciones deportivas de ambos conjuntos ha apostado por la experiencia en la categoría de cara a la nueva temporada. Los futbolistas del Oviedo han disputado un total de 1675 partidos en Segunda División, algo por encima de los 1332 que acumula el plantel rojiblanco. En los datos referentes a Primera el orden se alterna: los jugadores del Sporting suman 1168 participaciones, por las 225 de los azules.

En ambos vestuarios, además, hay experiencia en el ascenso a la máxima categoría. En el del Sporting, quince futbolistas conocen lo que es asaltar la máxima categoría, por los ocho que presenta el Oviedo. En ese capítulo merecen mención aparte Bergantiños y Toché. El rojiblanco logró subir con el Xerez y en dos ocasiones con el Deportivo, además de formar parte de la plantilla del Granada que ascendió en la temporada 2010-2011. El delantero oviedista, por su parte, subió con el Valladolid, el Numancia y el Deportivo, donde coincidió precisamente con Bergantiños.

Hay otros datos que explican más la trayectoria vital del Sporting y del Oviedo más que su pulso a estas alturas de la temporada. Los rojiblancos acumulan más temporadas en Primera y en Segunda que los azules, a los que su periodo reciente lejos del fútbol profesional les lastra la estadística. La historia de los enfrentamientos entre ambos conjuntos deja también algunas curiosidades. Los 102 partidos oficiales en que se han medido deja un balance de 43 victorias oviedistas, de 26 empates y 33 triunfos rojiblancos. Los duelos en Primera se han saldado hasta la fecha con mejor bagaje azul, que ha logrado 19 victorias por solo 8 de los rojiblancos. En Segunda sucede lo contrario: el Sporting se ha llevado 18, mientras que el Oviedo acumula 9. Todo eso, sin embargo, de poco servirá esta tarde cuando comience el partido. Porque los derbis asturianos siempre esconden sorpresas, incluso si conoces a tu rival como si fueras tú mismo.

Fotos

Vídeos