El Reus afronta su segunda temporada en la categoría con el reto de la consolidación

López Garai.
López Garai. / E. C.

R. J. G. OVIEDO.

El Reus concluyó en el ecuador de la tabla la pasada temporada en Segunda, categoría a la que llegaba por primera vez en su historia. Con esa referencia, el conjunto catalán afronta este año el reto de consolidarse en la Liga de Fútbol Profesional, en una campaña en la que presenta numerosos cambios en la plantilla.

La primera novedad es que en el banquillo no estará Natxo González, el técnico que ascendió al equipo y lo dirigió la pasada temporada, ya que se ha incorporado al Zaragoza. En su puesto está un debutante, el exjugador rojinegro López Garai, que colgó las botas para ponerse al frente del equipo esta temporada. En su primera experiencia como entrenador tendrá la difícil misión de mantener la categoría con un equipo con un presupuesto de los más bajos.

También ha perdido a varios jugadores que la pasada temporada fueron de los más destacados del equipo, como el centrocampista Ramón Folch, ahora en las filas azules. El que fuera capitán del equipo de su ciudad fue la campaña anterior uno de los mejores centrocampistas de la Liga. También abandonaron el club para ir al Zaragoza otros dos titulares como los laterales Ángel Martínez y Benito, que acompañan a Natxo González en La Romareda.

Entre los fichajes con los que se ha reforzado el conjunto catalán, el último en llegar fue el exdelantero del Sporting Lekic, que llegó el viernes poco antes del cierre del mercado y no estará en Oviedo.

También está en la plantilla del Reus el ovetense Álex Menéndez, así como dos jóvenes jugadores procedentes del Celta B, Gustavo Ledes y Borja Fernández, que son los encargados de manejar el equipo en el centro del campo. También llegó Juan Domínguez, procedente del Deportivo, que todavía no ha sido titular y podría debutar esta tarde ante el conjunto oviedista.

Anquela fue claro el viernes y se mostró receloso de cualquier rival al que se enfrente a lo largo de la temporada. El jienense alertó sobre los peligros del Reus, del que dijo que es «un equipo complicado, como cualquier equipo de Segunda, que sabe lo que hay que hacer con balón, y que sin balón es ordenado». En definitiva, lo considera «un rival que nos puede ganar a nosotros como a cualquier equipo de Segunda».

Fotos

Vídeos