«La Santina nos tratará por igual»

«La Santina nos tratará por igual»

Los capellanes de Sporting y Oviedo apelan a «la fiesta y la deportividad»

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

La Santina, como buena madre, velará por todos, pero se mantendrá al margen y no influirá en el marcador que vaya a darse en el derbi entre el Sporting y el Oviedo. Así lo aseguran los capellanes de ambos clubes, Fernando Fueyo y Santiago Heras, por parte rojiblanca y azul, respectivamente.

Tradicional es cada verano la visita de los equipos asturianos a la Santa Cueva de Covadonga, donde realizan la habitual ofrenda y piden a la Virgen que les guíe a lo largo de la temporada futbolística, rumbo al mejor final posible. Sin embargo, esta tarde no habrá ayuda divina y tanto gijoneses como ovetenses deberán batirse el cobre por sí solos.

Más derbi

«No queremos un trato preferente, todos somos sus hijos y la Santina nos va a tratar igual», comenta Fernando Fueyo, quien matiza que será «en el campo donde tenemos que marcar las diferencias para que el partido se incline de nuestro lado».

Del mismo modo, Santiago Heras vaticina que la Virgen de Covadonga estará «mirando para todos sus hijos, para todos los asturianos», y recuerda que se preocupará porque sea una jornada «de fiesta, de deportividad, en la que todos nos divirtamos». En este punto, Fueyo también indica que lo más importante es «que no haya lesionados ni malos modos y que sea un encuentro guapo».

Y precisamente en la palabra 'encuentro' hace hincapié el capellán rojiblanco, quien descarta otros nombres para referirse al partido que se disputará en El Molinón a partir de las 18 horas. «A veces hablamos de batallas y duelos, pero en realidad nos encontramos, ponemos cada uno lo mejor de nosotros mismos y al final, tan amigos», indica el párroco de San Nicolás.

También Heras confía en que los futbolistas pongan «toda la carne en el asador» o, concretamente, sobre el terreno de juego, mientras espera que en las gradas «sea una fiesta y que no haya insultos» porque, según recuerda, «el deporte tiene que ser una referencia en el mundo de los niños y los jóvenes, en el que se cultivan una serie de valores». Con todo, también afirma que «se sale a ganar y hay que esforzarse, desde el respeto al rival y el respeto entre ambas aficiones».

Ambos vivirán este partido con emoción e ilusión. Fueyo admite que será «una ocasión única después de tantos años sin celebrarse este tipo de partidos», mientras que Heras describe que este derbi «supone algo muy importante para el fútbol asturiano y para las dos aficiones».

A lo largo de la semana, numerosos fieles y creyentes han intensificado sus rezos con vistas a sumar un apoyo extra durante los 90 minutos de partido. Fueyo apela a su conocido lema de la parroquia: «¿Cuándo nos falló San Nicolás? Jamás». Además, comenta que en el vestuario, antes del inicio del partido, la plantilla sportinguista rezará «con más cariño y tesón que nunca, para que las cosas salgan bien y que el partido sea una fiesta».

Por su parte, el párroco de La Natividad asegura que reza «todos los días por los jugadores y sus familias» para que sean «buenas personas y den en el día a día lo mejor de ellos mismos».

Debut azul en los derbis

Mientras que Fueyo ya tiene algo de experiencia en los derbis -ha sido capellán del Sporting durante más de veinte años-, Heras debutará esta tarde en estas lides. Es capellán del Oviedo desde hace doce años y vivió los ascensos a Segunda B y a Segunda. «Tanto un equipo como otro tienen una buena plantilla y creo que el empate sería lo más equilibrado», indica el párroco azul, quien coincide con Fueyo en que «la temporada es muy larga» y desea que gane «el que más suerte tenga, porque a veces, el mejor, no gana». Del mismo modo, y sea cual sea el resultado final en el marcador, reitera su deseo de que no haya incidentes entre las aficiones.

Finalmente, Fernando Fueyo tan solo lamenta que haya muy pocos futbolistas asturianos sobre el terreno de juego. «El fútbol actual tiene estas cosas, quien no viene de Alicante, viene de Brasil o de África», describe, para señalar que «los derbis tenían un mayor sentido cuando prácticamente todos los jugadores eran asturianos y conocían muy de cerca este tipo de encuentros».

Fotos

Vídeos