PREMIER

Seguidores del West Ham invaden el campo y obligan a irse a los propietarios

Noble, del West Ham, se enfrenta a uno de los hooligans. /  REUTERS
Noble, del West Ham, se enfrenta a uno de los hooligans. / REUTERS

COLPISA / AFP LONDRES.

Los propietarios del West Ham dejaron el London Stadium ayer en pleno partido, a raíz de los incidentes desatados sobre el césped y en las tribunas durante la derrota en casa ante el Burnley en Premier League (0-3), colocando al club bajo la amenaza de medidas disciplinarias.

Después del primer gol del Burnley, algunos aficionados invadieron el terreno de juego, antes de que el defensa James Collins les exhortase a abandonar el césped. Uno de los aficionados fue incluso reducido y lanzado al suelo por el capitán de los 'Hammers', Mark Noble, furioso al ver que sus propios seguidores atacaban a su equipo. El segundo gol del Burnley provocó nuevas escenas de caos. Varios centenares de aficionados la emprendieron contra el palco, pidiendo a los propietarios que se fuesen. Un seguidor se hizo con un banderín de córner antes de plantarlo en el círculo central.

Los copropietarios David Gold y David Sullivan, cuya decisión de llevar al equipo de Upton Park al estadio olímpico de Londres, que el West Ham alquila, está en el origen de la discordia, abandonaron el London Stadium temiendo por su seguridad.

Las fuerzas de orden rodearon después a los aficionados, protegiendo al banquillo del West Ham, mientras que los suplentes y técnicos del Burnley permitieron a niños refugiarse en su banquillo . Pese a varias interrupciones, el partido pudo terminarse, colocando al West Ham en el lugar decimosexto puesto de la Premier League.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos