«En la segunda parte nos metimos un poco atrás»

«En la segunda parte nos metimos un poco atrás»

El capitán Roberto Canella lamenta que el Sporting no lograra una mayor ventaja antes del descanso

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Reconocían los jugadores del Sporting al término del partido que el empate final dejó un sensaciones contradictorias en el vestuario rojiblanco. El autor del primer gol del encuentro, Carlos Carmona, explicaba que «las sensaciones son agridulces porque nos marcaron en los últimos cinco minutos, pero la lectura debe ser positiva porque el equipo ha estado bastante bien y llevamos cuatro partidos en los que solamente hemos encajados».

«Este punto hay que hacerlo bueno la semana que viene», continuó el balear, quien no ocultó su satisfacción en el plano personal por el acierto que está encontrando de cara a gol en este tramo inicial de la temporada, «aunque hoy hubiese firmado no hacer ninguno y haber ganado».

Para Canella, la clave del partido estuvo en que «en la segunda parte nos metimos un poco atrás y ellos apretaron»: «Ellos hacen un juego directo y nos crearon peligro, entre comillas, porque tuvieon la ocasión del gol y ninguna más». El capitán rojiblanco, uno de los tres futbolistas asturianos que estuvieron ayer sobre el terreno de juego, destacó sin embargo que «en la primera parte estuvimos mejor, muy bien, y creo que pudimos haber hecho más goles».

Las palabras de Canella coincidieron casi al cien por cien con las de Álex Pérez. «Hemos tratado de no encajar ningún gol, pero al final un rechace nos ha condenado», lamentaba el central madrileño, quien manifestó además que el empate no hizo justicia al juego desplegado por el equipo rojiblanco.

Por su parte, Stefan Scepovic no ocultó su decepción por el resultado final. «Su gol fue muy desafortunado para nosotros. Vino en un rechace y le cayó a un jugador que estaba entre nuestros seis jugadores», lamentaba el delantero serbio. Stefan, no obstante, hacía una lectura positiva de la situación del equipo. «Hemos hecho un partido bueno, serio, nos lo hemos dejado todo en el campo y todavía no hemos perdido ningún partido».

Varios gestos durante el partido evidenciaron el entusiasmo con el que afrontó Scepovic su primer derbi asturiano. El atacante rojiblanco quiso agradecer a la afición su apoyo durante todo el coche. «Es algo bonito. No había más que ver cómo estaba el campo. Todos lo hemos vivido tal como es. Yo estoy muy contento de haberlo jugado», concluyó els erbio.

Más optimismo transmitió Michael Santos, quien se quedaba con el equipo «no ha perdido, que es lo importante», aunque sin ocultar su «rabia» por no haber podido brindar una victoria a la afición. «En la segunda parte jugamos mucho en corto y tenemos que buscar los espacios en largo. No supimos aprovechar eso y el Oviedo sabía que tenía que empujar al pelotazo», explicaba el uruguayo sobre la intermitente imagen mostrada por el equipo tras el descanso.

Fotos

Vídeos