El Comercio

Ramiro vuelve a cuidar el cabello de la Selección

El 'piscoesteta' Ramiro Fernández.
El 'piscoesteta' Ramiro Fernández. / Álex Piña.
  • El peluquero y 'psicoesteta' allerano vuelve a responsabilizarse de la imagen de los internacionales españoles

César Azpilicueta, Álvaro Morata, Nolito, Jua Mata, Diego Costa, David Silva... la nueva generación que integra la selección española absoluta ha vuelto a confiar su imagen y su cabello a Ramiro, el famoso peluquero asturiano que adapta a los tiempos de hoy la puesta en escena de los internacionales españoles.

Las concentraciones de la selección española de fútbol tienen desde hace casi 20 años a Ramiro Fernández, el peluquero-psicoesteta de España, que ejerce en la sombra un trabajo fundamental para el cabello y la imagen de los internacionales.

Nacido el 12 de mayo de 1945 en San Miguel de Nembra, concejo de Aller, Ramiro aterrizó llegó a la selección de la mano de Luis Enrique, el actual entrenador del Barcelona y exinternacional con 'La Roja'. Ramiro cortaba el pelo a Luis Enrique cuando jugaba en el Sporting. También a Abelardo. Cuando uno se fue al Real Madrid, el segundo se marchó al Barcelona. Juntos, coincidieron en una concentración de España en Oviedo y por recomendación de ambos Ramiro cortó el pelo a los jugadores del Barcelona y del Real Madrid.

Javier Clemente, entonces seleccionador de España, escuchó la historia y solicitó los servicios de Ramiro. Quedó tan contento con el resultado que, en 1998, justo antes del Mundial de Francia en la concentración de Puente Viesgo, volvió a llamar a Ramiro y, desde entonces, nunca ha faltado a una concentración de la selección.

Sentarse con Ramiro en el sillón de la peluquería es un placer para todos los internacionales, que, en sus ratos libres desfilan por un pequeño local habilitado en el que muestra su destreza con las tijeras. En la última concentración, hasta 17 futbolistas pasaron por sus manos.

En sus casi 20 años de relación, Ramiro ha visto pasar a varias generaciones. Las cabezas de Zubizarreta, Hierro, Raúl o Silva, han sido retocadas por el peluquero asturiano. Y, desde que comenzó a cortar cabelleras, ha evolucionado con los tiempos. De los bigotes y melenas de los 70 a la raya marcada y tupé de 2016.

"Son etapas distintas. Primero, el cabello largo. Luego hubo bombeadores, cuando la Real Sociedad ganó la Liga, todos hicieron el moldeado de cabello ondulado. Son ciclos. El profesional peluquero tiene que ser inconformista y creativo con la mente actualizada. Hay que plasmar las tendencias con ellos. Soy amante del diálogo con el jugador a través del espejo", aseguró Ramiro.

A lo largo de los años Ramiro ha vivido multitud de anécdotas. Él es el "culpable" de muchas de las tendencias que famosos futbolistas han lanzado al mercado como una forma de estilo concreta y personalizada. Por ejemplo, con Xabi Alonso. "Es el más elegante con naturalidad. Sin forzar. Y él me hizo caso en lo de la barba. Si se la deja de tres meses, ahí ya no es tan elegante. Lleva la de 15-20 días arreglada coordinada perfectamente con el peinado, la figura, el vestido y la personalidad".

A Raúl González y a Fernando Morientes, siempre con el pelo muy corto, les dio un consejo "por culpa" de David Beckham: "Cuando llegó rompió todos los moldes de ser un líder y un icono. Hizo cuatro cinco cortes que fueron rompedores. Pero de la selección, a Raúl y a Morientes les animaba a que se dejaran el pelo más largo porque les estaba comiendo la tostada. Y se lo dejaron".

Ramiro sabe perfectamente hasta donde puede llegar con la tijera. Estudia la personalidad de cada futbolista y el corte lo adapta a ella para no romperla. Como ejemplo, Carles Puyol. No hacía caso cuando le emplazaban a que cortara más el pelo al ex jugador catalán. "Le quitaba volumen y se lo dejaba largo. Si le afeito la cabeza, minimizaría su imagen de triunfador. El defensor de España y del Barcelona, esa aureola de central en la que impone respeto la puede perder rapado. La foto del gol ante Alemania, su aureola de ganador con el cabello es magnífica. Esa es la imagen de defensa aguerrido".

¿No pudo con algún jugador? ¿Hubo alguno que no pasó por sus tijeras? Sí, y fue en Francia 1998. Iván Campo acostumbraba a sentarse cerca y a contemplar como cortaba el pelo a todos sus compañeros. Pero él, nunca lo hacía. "Se marchó sin que le tocase ni un pelo porque se lo hacía su cuñada. Al final, me regaló una camiseta dentro de una bolsa. Cuando la vi, me la había dedicado. Ponía: "A Ramiro, mi peluquero. ¡Y yo, con estos pelos!".

De Zubizarreta a Raúl, pasando por Morata, Morientes o Xabi Alonso, casi nadie ha dejado pasar la oportunidad de ponerse en las manos de Ramiro, un hombre humilde, muy trabajador, innovador en su profesión y con ganas de evolucionar. Pero, sobre todo, un hombre que sabe escuchar. "Cuando un jugador mete dos goles, Ramiro nunca le felicita. En cambio, cuando no le sale un partido bien o está bajo, ahí está Ramiro hablándole, animándole y esa es un poco mi tarea totalmente discreta". Ese es Ramiro, el peluquero de la selección española.