«La situación en Cataluña no debe desunir al fútbol»

Victoriano Sánchez Arminio, en el hotel de la Reconquista. / ÁLEX PIÑA
Victoriano Sánchez Arminio, en el hotel de la Reconquista. / ÁLEX PIÑA

Oviedo acogió la reunión de la Comisión de Coordinación Interterritorial, a la que asisten los presidentes de los comités regionales del arbitraje nacionalVictoriano Sánchez Arminio Presidente del Comité Técnico de Árbitros

DANI BUSTO OVIEDO.

Golpea la mesa con la mano para pedir silencio a un grupo de asistentes que pasa a su lado en una animada conversación y después continúa con sus respuestas, con tono calmado, a las preguntas de EL COMERCIO minutos antes de que comience la reunión de la Comisión de Coordinación Interterritorial. Victoriano Sánchez Arminio (Santander, 1942), presidente del Comité Técnico de Árbitros de la Federación Española de Fútbol, encabezó ayer en el Hotel de la Reconquista de Oviedo este encuentro bianual en el que se analizaron diversos aspectos de la actualidad del arbitraje español.

-¿Considera que se está trabajando bien en Asturias dentro del estamento arbitral?

-Se está trabajando bien en Asturias y también en todos lados. No cabe duda de que cada vez es más difícil lograr ascender a las principales categorías, eso lo saben los presidentes de los comités territoriales, y se está trabajando muy bien. Precisamente esta reunión -la de ayer- es para analizar cómo está la situación en cada territorio y seguir mejorando diversos aspectos.

-¿Cuáles son esos aspectos a mejorar en Asturias?

-Hay que trabajar por tener más horas de preparación, tanto física como técnica. Y hay que conseguir que los chicos se comprometan cada vez más para que vean que la única manera de lograr ascensos y estar ahí arriba es a base de trabajo y de sacrificio.

-¿Qué tal ve en Primera al colegiado debutante, el gijonés Pablo González Fuertes, y al asistente ovetense José Fernández Miranda?

-José ya lleva bastantes años en Primera y Pablo acaba de aterrizar, pero ahí está, no es fácil llegar a Primera. Ambos están actuando bien y tienen que seguir en esa línea.

-En un principio, usted era reticente a implantar el VAR (sistema de ayuda al arbitraje con el vídeo) en España...

-Hay que implantarlo, pero no es fácil. Debe hacerse con sentido común y saber cuáles son las decisiones que vamos a tomar con el Var. Está para resolver aquellos problemas que ocurren en el terreno de juego y que no sean vistos por el árbitro, como un gol en fuera de juego, una falta dentro o fuera del área, una agresión o un penalti fingido. Pero, en decisiones que son de interpretación, solo puede resolverlo el propio árbitro.

-¿Cree que la actual situación que se vive en Cataluña puede afectar de alguna manera a los clubes catalanes o a los árbitros catalanes?

-No. El deporte está por encima de todo. Esto es lo bueno del fútbol, que se puede jugar en todos los países, con ideología de cualquier índole. El fútbol sirve como vía de unión. La política no debe desunir al fútbol.

-Estos son meses bastante convulsos en la Federación Española de Fútbol, ¿cómo cree que terminará el 'caso Villar'?

-Espero que llegue a buen puerto por el bien del fútbol. No cabe duda de que estamos en una época que no es la correcta ni la que queremos, pero esta situación no tardará mucho en resolverse y las aguas volverán a su cauce.

-¿Cree que el Comité Técnico de Árbitros pueda verse afectado por estos problemas en la Federación?

-No, nosotros estamos un poco a parte, trabajamos individualmente. El Comité Técnico no está dentro de la propia Federación y nosotros estamos trabajando libremente sin presión de ningún tipo.

-¿Qué opina acerca de que los clubes regalen detalles a los árbitros en cada partido?

-Bueno, son banderines, pines, insignias... que luego los árbitros pueden dar a los niños. Son detalles insignificantes. Aunque lo mejor es no recoger nada. Lo único que queremos es un buen respeto, como nosotros respetamos a todos los demás estamentos del fútbol.

Fotos

Vídeos