El Sporting se abriga en El Molinón

Arriba, Baraja realiza indicaciones a sus jugadores antes de un ejercicio. Debajo, la plantilla agradece a la grada su apoyo. / A, GARCÍA
Arriba, Baraja realiza indicaciones a sus jugadores antes de un ejercicio. Debajo, la plantilla agradece a la grada su apoyo. / A, GARCÍA

Mil aficionados acudieron a la última sesión para arropar al equipo de Baraja | «Era una día especial para que la gente nos transmitiera fuerza y estamos encantados de recibirla», agradeció Jony

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Una broma del preparador físico Manuel Poblaciones durante un ejercicio arrancó los primeros aplausos en Estadio de El Molinón justo antes de que el ambiente comenzara a encenderse. Alrededor de mil aficionados del Sporting respondieron a la llamaba de Rubén Baraja, que programó el último entrenamiento de la semana en el estadio rojiblanco para que los jugadores recibieran el calor de los suyos de cara al partido de hoy.

Pasadas las diez de la mañana, el parking de El Molinón registraba un importante movimiento. Los seguidores más rezagados se veían obligados a aparcar en el sector más cercano a la rotonda de La Guía. Uno de los puestos de frutos secos que suele instalarse en la acera de la Tribunona en los días del partido se animó incluso a ofrecer sus servicios junto a uno de los accesos.

Baraja dejó el peso de la sesión en los primeros ejercicios a sus ayudantes. El técnico vallisoletano prefirió mantenerse en un segundo plano y adoptar la figura de observador. Mientras tanto, el público comenzó poco a poco a entrar en calor a base de cánticos de apoyo para los futbolistas. Tampoco faltaron las pancartas, desplegadas en esta ocasión en la grada de animación y en la Tribuna Norte.

Durante el ensayo, Baraja aprovechó para probar algunas jugadas de estrategia e hizo hincapié en los centros laterales. La mañana, sin embargo, dejó pocas pistas en cuanto a los planes del técnico para el partido de hoy. Ya en el partidillo, algunas buenas acciones de Jony y Santos.

La imagen del entrenamiento, sin embargo, se produjo a su finalización. Los jugadores recogían el material con el que habían trabajado cuando la grada estalló con cánticos de '¡Sporting, Sporting!' y gritos de '¡A por ellos!' entre una nube roja por el humo procedente de bengalas. Todos los componentes de la plantilla se pusieron entonces de rodillas frente a la grada de animación para sumarse a uno de los cánticos antes de enfilar el túnel de vestuarios.

Jony, en nombre del equipo, agradeció al público su apoyo. «Era una día especial para que la gente nos transmitiera la fuerzas e ilusión que tiene puestas en este partido y estamos encantados de recibirla». El derbi comenzaba para los de Baraja con el calor de su gente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos