El Sporting B calienta motores para mantener el vuelo

La plantilla y cuerpo técnico del Sporting B, tras su última victoria, el 16 de diciembre. /  RSG
La plantilla y cuerpo técnico del Sporting B, tras su última victoria, el 16 de diciembre. / RSG

Casi dos décadas pasaron ya desde que el filial rojiblanco afrontase la segunda vuelta en puestos de 'play off' de ascenso a Segunda

DANI BUSTO GIJÓN.

Con la permanencia prácticamente asegurada, el Sporting B iniciará la segunda vuelta del campeonato liguero con miras más altas. Al menos, aspira a prolongar su buena dinámica para mantenerse en los privilegiados primeros puestos de la clasificación. Casi dos décadas hay que remontarse para volver a encontrar al filial rojiblanco en plazas de 'play off' de ascenso al final de la primera vuelta en Segunda B, tras 19 partidos disputados.

La última vez fue en la campaña 2000-2001, cuando el conjunto rojiblanco inició la segunda vuelta del campeonato en tercera posición, con 37 puntos (dos puntos menos de los que suma este año). En aquel equipo, dirigido por José María Acebal, militaban, entre otros, Pablo Álvarez, Samuel, Gerardo, Juan y David Villa, quienes llegaron tiempo después a asentarse en el primer equipo.

Acebal, ahora director de Logística de Mareo, ve similitudes entre aquel filial y el actual, entrenado por José Alberto. «Este es un equipo que compite, sus jugadores dominan varias facetas del juego y además saben que, cuando lo están haciendo mal, tienen que defender. Lo tienen muy claro», señala Acebal.

La década de los 90 fue, sin duda, la más destacada para el Sporting B a nivel de resultados. El filial gijonés se proclamó campeón de su grupo dos años consecutivos: en las campañas 1995-1996 y 1996-1997, tras haber terminado la primera vuelta en segunda y cuarta posición, respectivamente.

Los jugadores, los entrenadores y los sistemas utilizados, todo ello ha cambiado mucho desde entonces, pero un aspecto se mantiene invariable. La ilusión de los futbolistas por llegar al primer equipo. Al menos así lo cree Ismael Díaz Galán, técnico del filial en la temporada 1996-1997. «Eso les hace tener convicción para afrontar cada partido», valora el técnico avilesino.

Con todo, Díaz Galán recuerda que más allá de los resultados deportivos logrados en una única temporada, la función de un filial debe ser la de «trampolín» para promocionar jugadores y formarlos para que logren «ese billete» que les lleve al Sporting, y pone a modo de ejemplo nombres como los de Luis Enrique y Manjarín, quienes jugaron de rojiblancos en Tercera antes de despuntar en Primera División.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos