El Sporting gana en Pontevedra y se proclama campeón

Los jugadores sportinguistas celebran sobre el césped el título, dedicado a Quini. /  E. C.
Los jugadores sportinguistas celebran sobre el césped el título, dedicado a Quini. / E. C.

Los rojiblancos no fallaron y mantuvieron su liderato en un duelo en el que fueron de menos a más para cantar el alirón

C. M. / I. Á. PONTEVEDRA.

Victoria de campeón. El Sporting juvenil completó el último paso en su camino hacia el trono del Grupo I de División de Honor con su triunfo en Pontevedra (1-3), el vigesimoprimero de una temporada en la que se sobrepuso a una plaga de lesiones en su tramo inicial y dio un golpe de efecto a falta de cuatro jornadas al superar al Deportivo para auparse a un liderato que no dejó escapar.

1 PONTEVEDRA

0 SPORTING

Pontevedra:
Jorge; Manu (Piñeiro, m. 83), Carlos, Nicolás (Miguel, m. 69), Santi, Fernando, Iago (Abel, m. 75), Jesús, Jose, David y Pablo (Lubián, m. 83).
Sporting:
Christian Joel; Guille, Pablo, Miguel, Juanma, José Gragera (Jordi, m. 89), Abraham (César, m. 60), Iván Elena, Sandoval (Gaspar, m. 86), Mecerreyes y Pelayo Morilla (Ferre, m. 88).
Goles:
0-1: m. 30, Iván Elena de penalti. 1-1: m. 35, Nicolás. 1-2: m. 54, Sandoval. 1-3: m. 83, Sandoval.
Árbitro:
Valdés Varela (Comité Castellano-leonés). Amonestó a los locales Jesús, Fernando y Pablo; y al visitante José Gragera.
Incidencias:
partido disputado en el campo municipal de Meis ante unos 200 espectadores, con varios pesos pesados del organigrama técnico del club gijonés.

Los gijoneses llegaban al último encuentro con una ventaja de dos puntos, con el Deportivo y el Celta al acecho, a la espera de un pinchazo que desbancase a los sportinguistas de la cúspide de la clasificación. La recompensa en juego daba un cariz especial al partido y la tensión atenazó en los primeros minutos a los jóvenes que dirige Isma Piñera, a los que le costaba ser capaces de controlar el juego y aglutinar un porcentaje elevado de posesión por los numerosos errores en el pase.

A pesar de esas imprecisiones, los sportinguista no pasaban apuros para mantener un empate que también les otorgaba el título. A la media hora de juego, se abrió una vía hacia la tranquilidad en un penalti cometido sobre Pelayo Morilla. Iván Elena, máximo artillero del equipo esta temporada, asumió la responsabilidad desde los once metros y no falló. Su diana fue neutralizada cinco minutos después por el local Nicolás reabriendo la lucha por el título, ya que por entonces el Deportivo había encarrilado su triunfo sobre el Val Miñor y el Celta tenía ventaja en el marcador en el feudo del Bansander.

Mejoría en la reanudación

Tras el descanso, el Sporting se encargó de disipar cualquier atisbo de duda acerca de la identidad del campeón. Aunque todavía no lograba mostrarse en la parcela ofensiva con la fluidez de sus mejores actuaciones esta campaña, sí imprimía más peligro a sus acciones de ataque en comparación con la primera mitad. Fruto de esa mejoría, en una jugada bien hilvanada, un centro de Pelayo Morilla desde el costado izquierdo lo remató Sandoval directo a la escuadra de la meta pontevedresa para firmar el segundo tanto sportinguista.

El amago de reacción gallega se redujo a acciones a balón parado, en la mayoría de los casos concedidas por el exceso de ímpetu gijonés para tratar de sentenciar el triunfo que les asegurase el título de campeones. Un éxito ante las miradas de pesos pesados del club como el director deportivo Miguel Torrecilla y el máximo responsable de Mareo, Manolo Sánchez Murias.

Con el paso de los minutos, el control sobre el duelo de los de Isma Piñera fue creciendo y en el tramo final dieron la puntilla al conjunto gallego. Una de las rápidas transiciones ofensivas tejidas a lo largo de la segunda mitad la culminó Sandoval para firmar su doblete y poner el broche a un gran campeonato liguero, que permite al club rojiblanco cantar el alirón en la máxima categoría juvenil seis temporadas después.

El título sella el billete de los gijoneses para la Copa de Campeones, que reunirá en Puertollano y Ciudad Real a los ocho mejores equipos juveniles del país del 30 de abril al 5 de mayo, cuando se enfrentarán en un formato de eliminatoria a partido único. Los rojiblancos conocerán la identidad de su primer adversario en esa competición mañana, tras el sorteo en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Athletic, Barcelona, Atlético, Las Palmas, Atlético Madrileño y Málaga son los vencedores de los otros seis grupos. Estarán en el bombo junto a los gijoneses y al segundo mejor clasificado, el Tenerife, que sumó 83 puntos en el campeonato liguero y se quedó a solo dos de su eterno rival.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos