El Sporting B se labra otra victoria en Mareo

El rojiblanco Claudio, a la derecha, trata de controlar el balón, presionado por un jugador del Vitoria. /Jorge Peteiro
El rojiblanco Claudio, a la derecha, trata de controlar el balón, presionado por un jugador del Vitoria. / Jorge Peteiro

El filial rojiblanco se pone el mono de trabajo para vencer al Vitoria con un gol de Claudio al final y alcanza el segundo puesto de la clasificación

DANI BUSTO GIJÓN.

El Sporting B logró otra trabajada victoria a base de desgaste y pelea (1-0). Y esta costó. Le costó bastante al filial rojiblanco, ya que el Vitoria apenas dio concesiones y llegó a contar con un remate al poste en la segunda mitad. Fue Claudio, en el tramo final del partido, el encargado de rubricar el triunfo gijonés, cuando culminó un buen centro de Carlos Cordero, tras una gran acción iniciada por Cayarga desde el centro del campo.

1 Sporting B

Dani Martín; Adri Montoro, Juan Rodríguez, Víctor Ruiz, Carlos Cordero; Cristian Salvador, Nacho Méndez (Bertín, m. 72), Pedro (Mateo, m. 72); Isma Cerro (Traver, m. 58), Claudio y Cayarga.

0 Vitoria

Markel Areitio; Cipetic, Amelibia, Julen López, Irazábal (Alain Ribeiro, m. 82); Ibargoien (Luis Lara, m. 67), Imanol, Julen Azkue, Ángel López; Xesc Regis y Etxaburu (Amorrortu, m. 76).

Gol:
1-0: m. 86, Claudio.
Árbitro:
Pablo Brea Peón (Comité Gallego). Amonestó a Víctor Ruiz, por parte local; y a Irazábal, por parte visitante.
Incidencias:
Pepe Ortiz de Mareo. Unos 650 espectadores.

El filial rojiblanco alcanza el segundo puesto de la clasificación del grupo II de Segunda B, con 19 puntos, solo por detrás del Mirandés, que no falló y ayer también volvió a ganar.

La primera parte estuvo repartida tanto en el control del balón como en las llegadas al área. Le correspondió al Sporting B dominar el juego durante los 25 minutos iniciales, y fruto de ello se produjeron sus primeros acercamientos a la meta defendida por Markel Areitio.

Combinaba bien el filial sportinguista, que sacaba el balón jugado desde atrás. Trataba de crear peligro a balón parado y también buscaba abrir brechas mediante pases entre líneas, aunque la zaga rival se mantenía atenta, sin permitir concesiones.

Fue durante los últimos veinte minutos de la primera parte cuando el Vitoria comenzó a hacerse dueño de la pelota. Ángel López reclamó penalti tras una caída dentro del área rojiblanca, pero el colegiado no hizo ademán de señalar nada.

Se estiraba el conjunto vasco, que comenzó a atreverse a disparar a puerta. Fue en el tramo final de este periodo cuando le tocó intervenir a Dani Martín. El meta rojiblanco se estiró para despejar un disparo lejano de Ibargoien. Al rechace llegó justo a tiempo Juan, para despejar a córner y evitar que Etxaburu encarase en el mano a mano a Dani Martín.

Tras la reanudación, lo intentó el filial gijonés con el disparo de Cayarga en el lanzamiento de una falta que salió rozando la escuadra, aunque la ocasión más clara llegó poco después, cuando Ibargoien mandó al palo un balón que recogió dentro del área pequeña, y que terminó por despejar la zaga rojiblanca.

La segunda parte era de pelea, de disputa. Parecía que tan solo un detalle podría desequilibrar el duelo. Ese detalle, recompensa al esfuerzo, llegó en el minuto 86. Cayarga inició una gran jugada desde el centro del campo, avanzó metros y asistió a la banda, para la llegada de Carlos Cordero. El lateral zurdo apuró hasta la línea de fondo y sacó un fuerte centro al área, donde estaba Claudio, oportunista, para rematar de primeras al fondo de la red.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos