DIVISIÓN DE HONOR

El Sporting cae en Mareo y deja abierta la lucha por el título

José Gragera se lamenta en el suelo mientras los jugadores del Bansander celebran su victoria. /  J. PAÑEDA
José Gragera se lamenta en el suelo mientras los jugadores del Bansander celebran su victoria. / J. PAÑEDA

Los rojiblancos, que se hubiesen proclamado campeones con una victoria, posponen su alirón tras atascarse frente al Bansander

AGARFE GIJÓN.

El Sporting emplazó a la última jornada la definición del título de campeón del Grupo I de División de Honor juvenil con su derrota (0-1) ante el Bansander. La celebración estaba programada ayer en Mareo, ya que una victoria aseguraba a los rojiblancos el primer puesto final, pero apareció el conjunto cántabro para arruinar la fiesta a base de efectividad, pausa con balón y rigor táctico sin él.

0 SPORTING

0 BANSANDER

Sporting:
Christian Joel; Guille, Miguel, Juanma, Pablo; José Gragera; Ferre (Abraham, m. 55), Mecerreyes, Gaspar (Álvaro, m 89), César; y Sandoval (Abdullah, m. 62).
Bansander:
Pablo; Álvaro, Edgar, Adrián, Jorge; Guillermo, Ignacio; Daniel (Christopher, m. 68), Diego (Matías, m. 80), Álex (Erik, m. 77); y Jesús Moisés (Pablo Raba, m. 68).
Gol:
0-1: m. 33, Jesús Moises.
Árbitro:
Fernández Pérez (Nalón). Amonestó a los locales Sandoval y Miguel; y a los visitantes Edgar y Diego.
Incidencias:
partido disputado en el campo número 1 de Mareo ante unos 400 espectadores.

El tropiezo deja en dos puntos la ventaja del conjunto que dirige Isma Piñera, que esta semana tendrá una nueva oportunidad para cantar el alirón en Pontevedra. Lejos de su mejor versión, al conjunto gijonés le costó desde el pitido inicial encontrar el camino para poner el cerco a la meta del Bansander. En una primera mitad con más ritmo que precisión por parte local, lo intentó Sandoval con un remate angulado que atrapó con apuros el meta Pablo en el quinto minuto y al filo de la media hora una diagonal de Pablo abrió hueco en la frontal para el disparo de Ferre, frenado por el central Edgar bajo palos.

La respuesta santanderina fue contundente. Diego le ganó la partida a Pablo en el vértice del área y sirvió un balón que remató Jesús Moisés con un disparo cruzado que batió a Christian Joel. Con el marcador a favor, los visitantes acentuaron su capacidad asociativa y no pasaron apuros para mantener su ventaja hasta el descanso.

El paso por los vestuarios espoleó a los rojiblancos, que adelantaron la presión sobre la salida de balón de los cántabros y reclamaron un penalti sobre Ferre al inicio de la segunda mitad. Al filo de la hora de juego, un caracoleo de Gaspar dentro del área le dejó una posición franca para buscar el gol de forma directa, pero cedió atrás y el lateral zurdo Jorge despejó el balón a córner. En el saque de esquina, Miguel conectó un remate que fue repelido por el poste, con el portero ya batido.

Los cántabros inquietaron a Christian Joel ya en el cuarto de hora final con una libre directo que se fue rozando el poste. Siete minutos más tarde, una falta en posición similar cerca del área contraria la lanzó Pablo, que trató de sorprender al guardameta visitante por su palo, pero el disparo se perdió ligeramente alto. El mismo desenlace tuvo una ocasión protagonizada por el capitán Miguel, que se empleó con agresividad para recuperar un balón en el área rival y su remate a la media vuelta no cogió portería. Con el Sporting volcado en busca del empate, el Bansander perdonó la sentencia en un contragolpe y en el tiempo añadido Juanma tuvo la última ocasión para evitar la derrota, pero su testarazo se fue desviado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos