Todo suma a favor del Barça

Messi firmó de falta el gol del triunfo del Barcelona. /  EFE
Messi firmó de falta el gol del triunfo del Barcelona. / EFE

El líder sigue invicto tras remontar al Alavés con dos golazos de Luis Suárez y Messi en un partido marcado por dos errores errores arbitrales a favor de los locales

JESÚS BALLESTEROS BARCELONA.

Sigue invicto el Barça en Liga y mantiene la distancia con el Atlético merced a una victoria sufrida (2-1) ante el Alavés, que mereció más. La justicia no entiende de bandos, como tampoco los errores arbitrales, que hicieron el camino de la remontada más fácil a los pupilos de Ernesto Valverde. Cualquier que vea los goles de Luis Suárez y Leo Messi no entendería queja alguna del equipo vasco, pero lo cierto es que el gijonés Abelardo tendrá motivo de lamento. Eso sí, como también la podría tener con sus propios jugadores por no matar el choque cuando más tocado estaba el líder.

Aunque el Barcelona venía avisado por el precedente del pasado curso cuando el Alavés ya ganó en el Camp Nou (1-2) en una jornada muy similar a ésta, lo cierto es que el conjunto 'culé' volvió a verse en contra del marcador a los pocos minutos del partido. Valverde plantó un once con un gran número de cambios que no dio fruto alguno. Coutinho, que fue titular por vez primera, no terminó de mostrar su mejor versión.

El conjunto vasco andaba cómodo dejando al líder toda responsabilidad y buscando la sorpresa a la contra. Tanto que, en un corto espacio de tiempo, tuvo dos uno contra uno ante Ter Stegen que pusieron el duelo patas arriba. Ante el control y las continuas llegadas del Barça, el equipo de Abelardo aprovechó lo enormemente adelantada que estaba la línea defensiva de los locales para abrir la lata.

Ibai la tuvo primero, pero el portero alemán añadió una brillante parada más al repertorio general de esta temporada. Volvió a caer en la trampa el Barça poco después para que John Guidetti no errara. Bien es cierto que el delantero sueco aprovechó un semifallo para despistar a Ter Stegen, pero marcaba el primero del partido y se estrenaba como goleador con el Alavés, donde aterrizó en este mercado invernal, y con el que disputaba su tercer partido oficial.

Otra remontada azulgrana

No es algo nuevo ver a este Barça a contracorriente, pues ya han sido cinco ocasiones en las que ha tenido que remontar un marcador adverso y no siempre tuvo ni la capacidad ni la suerte para remontar. Dejando el gol del Alavés al margen, lo visto sobre el verde se asemejaba mucho a lo de anteriores partidos. Pese a las rotaciones impuestas por 'Txingurri', el control del equipo azulgrana era casi absoluto y las ocasiones claras llegaban por su propio peso. Coutinho se movía como pez en el agua entre líneas y tuvo la suya, aunque fue Messi el más activo. El argentino volvería a estrellar el balón contra la madera en los estertores del primer tiempo para desesperación de la grada.

Le tocó sufrir al barcelonismo que presenció uno de los partidos más erráticos de los suyos en mucho tiempo. Valverde tuvo que rectificar el planteamiento inicial y sacó del tirón a los dos laterales titulares. Con mayor profundidad y el equipo volcado en la portería de Pacheco, tocaba esperar lo inevitable, aunque el gol no llegaba y el Alavés, para colmo, tuvo el segundo pasada la hora de partido. Otra vez Ibai se vio solo ante la portería 'culé' y, por segunda vez, eligió mal para definir.

El Alavés perdonó

Se acordaría el vasco de su doble ocasión, porque el acoso local se convertiría en avalancha. La entrada de Sergi Roberto y Jordi Alba daba la velocidad y la profundidad que necesita este equipo. Y el gran temor de los pupilos de Abelardo se confirmaría en los minutos finales. Básicamente, por varias razones. Calidad, compromiso y algún error arbitral a favor del líder.

Por la enorme calidad de sus jugadores y por el compromiso de futbolistas como Iniesta, que decidió rejuvenecer unos años para marcarse una jugada épica por banda con la que dejaría un centro a Luis Suárez con el que el uruguayo acabaría marcando un señor gol. El charrúa, al que le sobra casi de todo sobre el césped menos los goles, enganchó su octava jornada marcando y empataba el encuentro.

No bajaría el pistón el Barça que se encontró con una serie de decisiones arbitrales que determinaron el marcador final. Al margen del golazo de Messi de libre directo que daba la vuelta al marcador, ésta se lanzó tras una falta señalada por el colegiado que no debió pitar. Para colmo de males de los alavesistas, Iglesias Villanueva tampoco estaría muy fino al no ver una mano de Umtiti en el área del Barça y que debió señalarse como penalti. De justicia o no, el Barcelona remontó como ya ha hecho otras ocasiones este curso y mantiene la distancia con el Atlético (11 puntos), su inmediato perseguidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos