Suspendido el juicio por agresiones al árbitro en un partido de juveniles en Oviedo

Suspendido el juicio por agresiones al árbitro en un partido de juveniles en Oviedo
El acusado, entrando en los juzgados de Oviedo. / ÁLEX PIÑA

El presunto atacante, jugador del San Juan, ha alegado problemas médicos para aplazar la vista

JUAN CARLOS ABAD

El juicio rápido señalado para hoy, en el que se iba a juzgar la presunta agresión al árbitro Adrián Manuel Borrego González por parte del defensa del San Juan de la Carisa, Álex Ferreira, durante el partido que les enfrentaba al Beredi el pasado domingo, ha sido suspendida por la titular del juzgado de instrucción número tres de Oviedo.

El letrado de Ferreira ha alegado problemas psiquiátricos en su defendido y la juez ha ordenado recabar los informes médicos precisos que confirmen la imputabilidad del jugador. La celebración del juicio queda así a la espera de que el futbolista aporte esos informes.

De esta manera, lo que comenzó como un divertimento entre jugadores de la Tercera División juvenil, se alarga en un proceso judicial. Borrego González suspendió el partido en el descanso y recogió en el acta el presunto comportamiento de Ferreira. Dejó escrito que el futbolista entró en el vestuario «con la intención de agredirme» y que le agarró «por el cuello» empujándole «contra la pared» sin soltarle. El colegiado terminó su relato afirmando que golpeó «mi cabeza contra la pared», a la vez que le propinó un cabezazo en la mejilla derecha.

El pasado martes, uno de los rivales del San Juan retiró la denuncia que había interpuesto contra Ferreira y otro compañero de equipo durante la vista rápida que se celebró por un delito leve de agresiones. El jugador negó los hechos alegando que no había participado en una trifulca en la que los futbolistas del Beredi sostenían que el acusado y otros jugadores les habían agredido.

Sanción deportiva

Aparte de lo que resulte del proceso judicial abierto, la Federación de Fútbol del Principado, a través de su Comité de Competición, resolvió el miércoles imponer una sanción al futbolista consistente en 24 meses de suspensión sin pisar los terrenos de juego en base al artículo 52.2 del reglamento que reza, escueto, «agredir al árbitro».

María Luisa Urbaneja, presidenta del San Juan, afirmó tras conocer el suceso que el jugador no volverá a vestir la camiseta del club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos