Toché acude puntual a su cita con el gol

Toché levanta el brazalete hacia la grada de El Molinón. / H. ÁLVAREZ
Toché levanta el brazalete hacia la grada de El Molinón. / H. ÁLVAREZ

El delantero murciano volvió a necesitar muy pocas ocasiones para hacer su tercer tanto de la temporada y dar el empate al equipo

R. J. GARCÍA OVIEDO.

El partido agonizaba y el Real Oviedo nadaba hacia una orilla que cada vez veía más lejana, cuando Toché apareció en el área para rescatar un punto. El naufrago encontró el empujón que necesitaba para pisar tierra firme. Un disparo de Cotugno, rechazado por Mariño hacia el centro le cayó a los pies de murciano que no dudó en remachar al fondo de la red.

La celebración del gol fue de reivindicación y rabia, quitándose el brazalete y señalando el escudo en el mismo, con el lema que lleva inscrito: «orgullo, valor y garra».

En pleno cierre del mercado la búsqueda de un delantero parecía una de las prioridades del club. Toché tardó en responder a esa supuesta falta de gol dos jornadas. Ya suma tres de los siete goles del equipo, los mismos que consiguió Saúl Berjón.

En el encuentro de ayer el delantero corrió los noventa minutos, en la primera mitad casi sin entrar en contacto con el balón, mientras que en la segunda pisó más el área. Su trabajo primordial es marcar, pero desde que llegó al banquillo carbayón Juan Antonio Anquela, la presión sobre la salida de balón del contrario es primordial y el murciano está asumiendo ese papel sin problemas, aportando su granito de arena en lo defensivo a la hora de dificultar la salida de balón del contrario.

Un intento de chilena, un arte que domina y en su caso es más un recurso que un adorno, fue de las pocas ocasiones previas al gol que tuvo.

En esta ocasión el tanto fue de nueve puro, estándo en el área con la caña preparada para aprovechar el rechace de Mariño al disparo de Cotugno. En eso también es especialmente efectivo, acciones que solo requieren rematar y hacerlo rápido y a su sitio.

Fotos

Vídeos