El Comercio
El ucraniano batió el récord del mundo en la final.
El ucraniano batió el récord del mundo en la final. / J. BILBAO

Boldyrev fulmina el cronómetro en Gijón

  • Alina Gaidamakina fue la otra triunfadora de la jornada al imponerse en categoría femenina

  • El ucraniano se proclama nuevo rey de la escalada de velocidad con nuevo récord del mundo: 5,60 segundos

Cuando Danylo Boldyrev golpeó el cronómetro, su impacto tuvo doble efecto de manera inmediata. Detuvo el reloj que medía su ascensión al muro de velocidad y desató una catarata de aplausos que le reconocía como el escalador más rápido del planeta. En 5,60 segundos alcanzó la gloria. Es el nuevo récord mundial de la disciplina. Suspendido en las alturas, el grito del ucraniano resonó en todo el pabellón y desató su adrenalina contenida tras vencer en la final al ruso Stanislav Kokorin. Boldyrev fue el gran protagonista de una jornada en la que la rusa Alina Gaidamakina se llevó la victoria en categoría femenina.

La lucha por el título comenzó, como no podía ser de otra manera, sin pausa. Con un ritmo frenético y ante el delirio de un público que se incrementó notablemente respecto a jornadas previas, iniciaron la lucha por convertirse en el título de escalador más rápido del mundo. Cuatro enfrentamientos para obtener ese cetro mundial que los dieciséis finalistas anhelaban.

A las primeras de cambio se produjo un acontecimiento inesperado. Qixing Zhon, uno de los aspirantes al triunfo final, se despidió de la lucha por el título en su primer enfrentamiento. El chino erró en el apoyo de los primeros metros de ascensión y no pudo superar al polaco Dzienski. En tan pocos segundos no hay lugar para el error y cualquier titubeo se paga. Tropiezo y a la lona.

Boldyrev fue el primero en bajar de los seis segundos en su segunda aparición, justo antes de que el gran favorito, el checo Libor Hroza, le allanase el camino hacia la victoria con su eliminación en cuartos de final. Un mal apoyo de su tobillo derecho en su segundo impulso y eliminado con contundencia. El ucraniano, con su potentísima zancada, aplastó a todo rival que intentó desafiarle para demostrar que la de ayer era su tarde.

Con Hroza fuera de combate, el principal escollo para el nuevo hombre récord era Stanislav Kokorin, pero el ruso, que registró unas marcas extraordinarias a lo largo del Mundial, sucumbió ante el poderío del escalador más rápido del planeta. La explosividad del iraní Reza Alipourshena, otra de las víctimas del campeón ucraniano, no le permitió colarse en la final, pero le alcanzó para obtener la medalla de bronce.

En categoría femenina el triunfo fue para Alina Gaidamakina. La rusa Mariia Krasavina, la más rápida durante el estreno competitivo el martes, ganó su primer duelo, pero un inoportuno resbalón a mitad de su segunda aparición le apeó de la lucha por las medallas. Se rehizo en su ascensión, pero no pudo evitar la derrota por poco más de una décima de segundo. Su ejecutora fue su compatriota Alina Gaidamakina, a la postre reina de la escalada de velocidad tras detener el reloj en 8,38 segundos durante su duelo final ante Klaudia Buczek. En el duelo fratricida para dirimir quien cerraba el podio, la polaca Aleksandra Rudzinska se impuso a Edyta Ropek.