El Comercio

vídeo

Neus Colom y los hermanos Íker y Eneko Pou coronan el Picu Urriellu. / HERMANOS POU

Hazaña en el Urriellu

  • Los hermanos Pou y Neus Colom hacen cima ascendiendo sin medios artificiales por ‘Marejada Fuerza 6’, una de las vías más arriesgadas del Naranjo de Bulnes. Han tenido que pasar 31 años para que alguien culminase su primer ascenso en libre

Cuando la valentía se lleva en el ADN, la única cura es darle adrenalina al cuerpo. Vale que ni con esas se cure, pero que te quiten lo bailao. De esta forma, la emoción y la búsqueda de retos se convierten en motores de vida y la ecuación se eleva al cuadrado cuando en el empeño consigues un hito histórico como el que ayer mismo lograron la mallorquina Neus Colom e Íker y Eneko Pou, hermanos vitorianos. Sus nombres pasarán a la historia -si es que no lo estaban- por escalar por primera vez en libre 'Marejada Fuerza 6' del Picu Urriellu.

«La ascensión ha sido pim, pam», bromeaba Eneko tras el reto superado. «Peor fue toda la preparación previa, más a nivel psicológido que físico», precisaba el vasco. No en vano, se han tenido que enfrentar a una ascensión de 500 metros totalmente verticales sin la ayuda de ningún medio artificial. Vamos, solo valiéndose de sus manos y sus pies. Por eso han estado los últimos tres meses tomando contacto con la zona.

«Lo hemos tomado con tranquilidad y con muchas ganas. A veces subíamos y bajábamos a Arenas o nos íbamos a dar un baño a la playa o a tomar unas cervezas para desconectar», recuerda Eneko. «Tras todo el estrés previo, las doce horas ascendiendo se nos han hecho cortas», ríen los hermanos. Pero no lo dicen del todo en serio. Saben que lo suyo ha sido una proeza en toda regla, pues esta vía de la cara oeste del Naranjo de Bulnes llevaba sin recibir a un escalador que se atreviese con ella en libre desde que en 1985 la abrieran José Manuel de la Fuente y Manolo González.

Han tenido que pasar 31 años para que algún intrépido aventurero se decidiera a hacer cima como ellos. «La vía tiene muy pocos seguros y los que hay son muy antiguos, y todo esto es sinónimo de peligro. Esto ha sido lo que más hemos tenido presente para afrontar la ascensión», contaba Eneko, ya de camino a casa, donde descansará unos días al igual que su hermano antes de partir a los Alpes a mediados de este mes para participar en un encuentro organizado por su empresa patrocinadora, The North Face.

«Ha sido duro», confesaba finalmente Eneko haciendo hincapié en que no es un reto apto para aficionados. Él, curtido ya en decenas de montañas, no duda en señalar el tramo más peliagudo que han superado estos días: el desplome de la Bermeja, la zona más escarpada de la ladera oeste de la montaña asturiana.

En el otro lado de la balanza, lo mejor han sido las condiciones ajenas a ellos, sobre todo las relacionadas con el tiempo. «Hemos podido trabajar muy fácilmente porque no solo es que hiciese tan buen tiempo que no hayamos visto 'orbayar', es que hizo sol durante muchos días seguidos», explicaban, al tiempo que señalaban que la peculiaridad de Asturias es que, «al tener el mar tan cerca, es habitual que se metan las nubes y la ascensión se tenga que hacer en medio de la niebla». Esto les permitió ir poco a poco, sin prisa, para conocer la vía y controlar el material -que es abundante y pesado- y elegir el día de ascensión sin presión. También para enamorarse un poco más de Asturias, de donde se confiesan incondicionales y, como prueba, esta es la sexta ruta de renombre que culminan en el Urriellu.

«El Naranjo ha sido el punto común de nuestra trayectoria porque hemos escalado por todo el mundo, pero siempre tenemos que volver», contaba Eneko sobre «una de las grandes joyas del mundo para un escalador». Ellos llevan años poniendo en valor la montaña asturiana. «Los extranjeros ven España como playa y gastronomía, pero mantienen que la escalada se hace en los Alpes, cuando el Naranjo es una de las pocas que se puede escalar por todos los lados y en la que no se puede hacer cima caminando», apuntan.

Ellos no solo pueden presumir de conocerla tan bien como la palma de su mano. «Utilizamos un símil con el arte para explicarlo: igual que hay una veintena de imitadores de Picasso y Van Gogh, solo dos son los originales. Pues eso: ellos y Neus Colom son los primeros en escalar en libre 'Marejada Fuerza 6', en pleno corazón de Picos. Que les quiten lo bailao.