El Comercio

Medio siglo de un hito para la historia

Algunos miembros de aquella expedición reeditan su foto de grupo medio siglo después en el parque de El Muelle.
Algunos miembros de aquella expedición reeditan su foto de grupo medio siglo después en el parque de El Muelle. / MARIETA
  • Gonzalo García reúne en Avilés a la selección astur-leonesa que hace cincuenta años se proclamó campeona de España en Bañolas

El expalista local Gonzalo García reunió ayer en Avilés a varios de los piragüistas que formaron parte de la Federación Astur-Leonesa, combinado que hace ahora cincuenta años, en 1966, se proclamó campeón de España de piragüismo en el lago catalán de Bañolas.

Bajo la batuta del seleccionador Joaquín Tuilla, presente en el reencuentro de ayer, que tuvo lugar en el parque de El Muelle, los deportistas astur-leoneses fueron campeones por federaciones, con un total de dieciocho medallas de oro, seis de plata y tres de bronce.

Precursores de los grandes éxitos del piragüismo nacional en los últimos años, con protagonismo asturiano hace unas semanas en los Juegos Olímpicos de Río, los siete avilesinos que formaron parte de aquel equipo fueron, además de Gonzalo García; José Ramón Álvarez -presidente del Club de Mar en su última etapa-, Fernando Álvarez (Álvarez II), Gerardo García, Carlos Álvarez (Álvarez I), Claudio Cuervo y Harry (Celestino Ruiz). Prácticamente todos los piragüistas de la selección, locales y regionales, regresaron al Principado con una medalla colgada del cuello. El mismo Gonzalo firmó dos preseas en K-4 junto a otros tres compañeros: Mori, Canario y Álvarez I.

A la reunión de ayer acudieron José Ramón Álvarez, Gonzalo García, Bardales, Mori, García Blanco, Álvarez II, Canario, Harry y Claudio Cuervo. En un gran gesto, el actual vicepresidente de la Federación Asturiana de Piragüismo, Nacho Díaz Cela, acudió al acto y le entregó a cada uno de los presentes una medalla conmemorativa de su espectacular logro, que cumple ya la friolera de medio siglo.

Las bromas y las anécdotas se sucedieron durante todo el acto, prolongándose posteriormente en un vermú. Por ejemplo, Bardales acostumbraba a fumar un cigarrillo antes y otro después de las pruebas, circunstancia que le recordaron sus compañeros, la cual no le impidió lograr grandes resultados a lo largo de su carrera deportiva.