El Comercio

atletismo

El «nuevo sueño» de Ruth Beitia

Ruth Beitia (2ª izq), durante un evento.
Ruth Beitia (2ª izq), durante un evento. / Óscar Chamorro
  • La campeona olímpica también desea reinar en el Mundial de Londres 2017 tras «una temporada increíble que da fuerzas para continuar»

Después de la conquista del oro en los Juegos de Río y de haber firmado la mejor temporada de su vida, al revalidar también la Liga de Diamante, Ruth Beitia, que con 37 años continuará al menos uno más en el atletismo, desveló este miércoles que su próximo reto es ganar el título mundial al aire libre en agosto de 2017 en Londres. «Me he planteado un nuevo sueño. Nunca he sido campeona del mundo y habrá que intentarlo», confesó la saltadora cántabra que se retiró momentáneamente tras los Juegos de 2012, precisamente celebrados en la capital inglesa, y después de que la vida le diese «una segunda oportunidad» hace apenas un mes hizo realidad su sueño más deseado y se convirtió en la primera atleta española campeona olímpica. «Ha sido una temporada increíble y me da fuerzas para continuar mínimo una más», reconició Beitia durante un acto celebrado en la sede de Caser, donde coincidió con otros dos medallistas de oro en unos Juegos, el piragüista Saúl Craviotto y el taekwondista Joel González, quienes aún sin digerir sus éxitos en Río desean estar presentes también en la próxima cita olímpica en Tokio 2020.

Receptores de los ánimos de los aficionados españoles a través de campaña ‘Corazón de Campeones’, Ruth Beitia, Saúl Craviotto y Joel González, junto al halterófilo Andrés Mata (diploma en Río), coincidieron este miércoles en destacar que «lo mejor de los Juegos Olímpicos ha sido regresar a España, compartir los éxitos con la gente y sentir su cariño», según señaló el doble medallista en piragüismo (oro y bronce) en los Juegos celebrados el pasado mes en Brasil. También reclamaron todos ellos, aunque reconocen que en esta ocasión ha habido una mayor repercusión gracias a las redes sociales, más atención y apoyo a los deportes minoritarios. «Está muy bien el fútbol, que a todos nos gusta, pero es importante abrir el abanico de cultura deportiva. Habría que buscar la fórmula para hablar de otros deportes», apuntó Craviotto.

«Para nosotros los Juegos no son cada cuatro años, sino todos los días, y auque es muy bonito tener un reconocimiento, es preciso que haya un seguimiento y que la gente sepa nuestro día a día y reconozcan nuestro trabajo. Poco a poco España se dará cuenta de que tiene grandes deportistas y hay que cuidarlos», sentenció Joel González (oro en Londres y bronce en Río), mientras Ruth Beitia apuntó, después de disputar sus cuartos Juegos Olímpicos, que «uno se da cuenta de que hay más deportes en España además del fútbol». También para ella «lo más bonito es sentir el cariño de la gente por algo que haces con pasión». «El deporte para mí significa pasión y el salto de altura es pura adrenalina y la droga má dura que puede haber dentro del deporte», aseguró Beitia, quien, entre tanta celebración y homenaje todavía no ha podido «pensar con detenimiento» lo que ha conseguido en Río. Sin embargo, sí aclara que aunque ahora tenga que pasar una hora en el supermercado de Santander firmando autógrafos y posando para fotografías, sigue siendo «la misma persona y la misma vecina». «La Ruth de siempre», afirmó durante un encuentro con los empleados de la empresa de seguros que patrocina a la mejor atleta española de la historia.

Cinco meses antes del Mundial, la flamante campeona olímpica de altura también tiene previsto competir en el Campeonato de Europa en pista cubierta, el primer fin de semana de marzo, en Belgrado, pero insistió en que su principal objetivo es el título universal en Londres, donde hace cuatro años acarició el bronce olímpico, tras lo cual decidió apartarse del deporte durante tres meses e incluso llegó a anunciar su retirada definitiva del atletismo. «No tengo una fecha para la despedida. Ya me retiré una vez. Ya no llevo ninguna piedra en la mochila tras darme la vida una segunda oportuidad, y el día que me retire de verdad os enteraréis todos», aseguró Beitia durante un primer encuentro con periodistas. No llegará a Tokio, donde sí podrían estar sin embargo Saúl Craviotto y Joel González, ya que aunque el piragüista catalán admite que pensar en los próximos Juegos se le hace «un poco cuesta arriba», sí tiene previsto «continuar cuatro años más e ir a unos cuartos Juegos», mientras el taekwondista apunta que «hay que estar en otros Juegos», aunque para él lo primordial es recuperarse completamente de sus lesiones de rodilla.