El Comercio

Heptalón

La superatleta británica Ennis-Hill anuncia su retirada

Ennis-Hill, en Londres 2012.
Ennis-Hill, en Londres 2012. / Reuters
  • Fue plata en Río de Janeiro dos años después de dar a luz y actualmente es una celebridad en Gran Bretaña

No aguantó más. La estrella británica del atletismo Jessica Ennis-Hill anunció su retirada después de haber logrado una de sus hazañas más difíciles. Decidió ser madre con 28 años, cuando ya contaba con un oro olímpico (Pekín 2008), y se planteó regresar a la competición cuando Reggie ya estaba en sus brazos y era una auténtica estrella en Gran Bretaña. A sus 30 años, con dos medallas en los Juegos y dos títulos mundiales, ha llegado el momento de pasar a otros asuntos.

Más información

«Recuerdos increíbles... desde mi primer título mundial en 2009 en Berlín hasta Río 2016», publicó Ennis-Hill en su cuenta de Instagram junto a varias fotografías de diferentes momentos de su vida deportiva. «Me siento tan afortunada por una carrera tan increíble en un deporte que adoro.... y ha sido una de las decisiones más pensadas que he tenido que tomar. Pero sé que retirarme ahora es lo correcto. Siempre dije que quería retirarme de mi deporte en lo alto y no tengo ningún arrepentimiento y puedo decirlo de verdad», anunció.

En contra de los pronósticos, sólo un año después de dar a luz consiguió el oro en los mundiales en el heptalón, la prueba femenina más completa (al aire libre las especialidades son: jabalina, salto de altura, salto de longitud, 100 metros vallas, lanzamiento de peso, 200 metros lisos y salto con pértiga). Para redoblar su apuesta logró una plata en Río de Janeiro, donde sólo la sorprendente belga Nafissatou Thiam logró mejores marcas.

La proeza reforzó la imagen de Ennis-Hill, una superestrella del atletismo y una de las voces más escuchadas en su país. De hecho, ha aprovechado su fama para expandir su mensaje y para extender algunos mensajes revindicativos. El más llamativo fue cuando el Sheffield United, el club de fútbol de su ciudad, anunció la contratación de Ched Evans, condenado en 2011 por violación y puesto en libertad tras cumplir condena. Una de las tribunas del estadio había sido bautizada con el nombre de la deportista y ella exigió que se retirara si el futbolista regresaba al equipo. «Pienso que la gente puede rehabilitarse y que si están un tiempo en la cárcel pueden volver a la sociedad, pero siento que cuando estás en un posición privilegiada es diferente», denunció la heptaleta. «Creo que tengo un papel modelo en la gente joven y es un honor enorme estar en esa posición de influencia en comunidades que deberían respetar el papel que juega en las vidas de la gente joven al establecer un buen ejemplo. Si Evans es recontratado sería contradecir esas creencias», proclamó Ennis-Hill y el delantero no volvió al equipo a pesar del apoyo popular de numerosos aficionados.

Hija de un antiguo esprinter jamaicano y de una saltadora de altura inglesa, Ennis-Hill completó su vida deportiva deportiva con una licenciatura en psicología y se convirtió en un icono que trasncedió más allá de la industrial Sheffield. Durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012 su cara inundó la capital británica y ella no decepcionó porque subió a lo más alto del podio. Cuatro años después es algo más que una superatleta que no ha querido esperar a los Mundiales de Atletismo que se celebrarán en Londres en 2017.