El Comercio

John John Florence, nuevo campeón del mundo de surf

John John Florence, nuevo campeón del mundo de surf
/ WLS
  • Es su primer título mundial y sucede en el palmarés al brasileño Adriano de Souza

El hawaiano John John Florence se ha proclamado este martes por la mañana nuevo campeón del mundo en Peniche (Portugal). Es su primer título mundial y sucede en el palmarés al brasileño Adriano de Souza. Los dos surfistas están llamados a marcar una nueva época en este deporte porque son jóvenes y tienen un potencial enorme.

John John Florence ha alcanzado la final de esta penúltima cita del circuito mundial lo que unido a la eliminación en semifinales de Jordy Smith le otorga el título a falta del cierre en Hawai, en Pipeline. Es el cuarto hawaiano que consigue ser el mejor del mundo después de Derek Ho, Sunny Garcia y Andy Irons.

El surfista se ha mostrado feliz en sus primeras declaraciones en la misma playa antes de la final que debía disputar ante Conner Coffin.

Con 24 años recién cumplidos, quienes le conocen bien, dicen que sigue siendo un chaval con los pies en el suelo, pese a haber ganado ya todo lo imaginable en este deporte. «Se ha criado en una casa frente al mar, su patio de recreo han sido las playas y las olas de Hawai, y se puede decir que ha sido la competición la que ha venido a por él, y no al revés. Su talento es monumental», dice un directivo de Hurley.

A los trece años se convirtió en el surfista más joven de la historia en participar en una de las pruebas que conforman la Triple Corona hawaiana y seis años después, en 2013, la ganó inscribiendo su nombre en un palmarés para quitar el hipo. Nadie había ganado siendo tan joven. «Fue un momento único», confiesa. Kelly Slater aseguró en ese momento que nunca había visto a un surfista manejarse igual en el 'North Shore'.

En el horizonte, los Juegos

Y el 25 de febrero de este año pasó a ser una leyenda para los hawaianos al ganar el campeonato más especial que existe, el Eddie Aikau, que solo se celebra en Hawai cuando las olas superan los 25 pies (7,5 metros). «Aquello fue un sueño hecho realidad. Siempre digo que aunque seas capaz de surfear olas gigantes nunca hay que perderle el respeto al mar, en el agua hay ser humilde porque nunca sabes qué puede pasar».

Dice que estos triunfos se los debe a su familia, a su madre y sus hermanos: «Mi mamá me llamó John John después de John F. Kennedy Jr., y así me quedé. Algunos me conocen como dos Johns. Es bastante divertido».

Tiene asumido que el talento sin trabajo no sirve de mucho. «Es importante entrenar cada día. Entreno mucho en el agua, pero también fuera, me encanta patinar y hago trabajo de acondicionamiento». Y también da valor a la alimentación. «Tan importante como ejecutar correctamente las maniobras en el agua es alimentarse bien. Si no te alimentas bien cuesta enfocar una manga y tener una buena mentalidad en el agua».

En el horizonte se le presenta otro reto: los Juegos de 2020. «Que el surf sea deporte olímpico lo va a cambiar todo, es una oportunidad, va a mejorar el nivel de los técnicos y los surfistas». Estará cerca de ser el primer oro olímpico de la historia.