El Comercio

Una foto para dos rivales de honor

Merckx saluda a María Elena y Mari Carmen, viudas de Fuente y López Carril, durante la gala en que fue homenajeado.
Merckx saluda a María Elena y Mari Carmen, viudas de Fuente y López Carril, durante la gala en que fue homenajeado. / MARTA TEJERINA
  • Eddy Merckx obsequió a las viudas de Fuente y López Carril con una lámina dedicada, en recuerdo a los duelos que protagonizó con ellos

Mezcladas entre los más de doscientos cincuenta invitados que acudieron a la gala de la Asociación de Excorredores de Asturias se encontraban las viudas de José Manuel Fuente y Vicente López Carril. Merckx, que ya tuvo unas bonitas palabras de recuerdo para sus dos viejos rivales en la víspera de este homenaje que se le tributó, pudo saludar a María Elena y Mari Carmen en el recibidor del restaurante donde se celebró la gala. La conversación fue muy breve por el ajetreo que rodeó cada movimiento del belga durante toda la jornada. Luego, finalizada la cena, 'El Caníbal' aprovechó la entrega de reconocimientos para regalarles dos fotografías en las que aparece rodando con sus maridos durante sus años en activo. «Con amistad y deportividad», rezaba en francés la dedicatoria que escribió para las dos familias, y que resume muy bien la relación que mantuvo con Fuente y con López Carril en los años en que compartieron pelotón y batallas. Ellas le obsequiaron con dos biografías sobre 'El Tarangu' recientemente publicadas.

Las fotos de Merckx con Fuente y López Carril no fueron las únicas que circularon por algunas mesas del comedor del Marieva Palace. De las más comentadas fue una de alguna carrera de los años setenta en la que Luis Balagué tiraba con fuerza de una escapada, con 'El Caníbal' tratando de seguir su rueda. Sus compañeros de directiva en la Asociación de Excorredores bromeaban diciendo que se trataba de un fotomontaje.

Merckx fue el primer invitado en abandonar la cena, agotado por el largo viaje desde Bélgica -salió de Bruselas a las cinco de la mañana- y la emotividad de la jornada. La indisposición que sufrió el viernes por la tarde, cuando se dirigía a la recepción que le tenían preparada en el Ayuntamiento, también le pasó factura. Javier Mínguez, seleccionador nacional de ciclismo, se encargó de trasladarlo hasta el hotel donde pasó la noche.

Ayer, antes de tomar el vuelo de regreso a su país, Merckx pudo despedirse de sus anfitriones. José Enrique Cima le contó que Antonio Menéndez aún sale a montar en bicicleta y que está en muy buena forma, algo que el de Cangas del Narcea negaba. 'El Caníbal' sonreía al escuchar las historias que le contaban sus antiguos compañeros. Algunos aficionados descubrieron el hotel en el que se alojó y pudieron pedirle fotos y autógrafos.

Merckx, que ya estuvo en el Principado con motivo del homenaje a Fuente en 1995 y con la concesión del premio Príncipe de Asturias en 2003 al Tour de Francia, atendió a todos con amabilidad y repitió una frase que pronunció en su discurso en el Ayuntamiento: «Espero poder volver a Asturias una cuarta vez».