El Comercio

Áxel Álvarez cuelga la raqueta

Áxel Álvarez, cuarto por la izquierda en la fila de arriba, se entrena desde la semana pasada en el Grupo, donde posa con algunos de los jugadores de la escuela de la entidad de Las Mestas.

Áxel Álvarez, cuarto por la izquierda en la fila de arriba, se entrena desde la semana pasada en el Grupo, donde posa con algunos de los jugadores de la escuela de la entidad de Las Mestas. / GCC

  • El grupista, subcampeón de Europa sub 16 y con récord de victorias en el circuito universitario americano, ha decidido poner fin a su carrera

Áxel Álvarez (Gijón, 1993) es otro de los grandes tenistas de la inagotable factoría grupista. Si Pablo Carreño se ha convertido en el gran referente actual de la escuela de la entidad de Las Mestas, este jugador gijonés, de 23 años, es la otra 'perla' del tenis grupista.

Tras lograr muy joven el subcampeonato de Europa sub 16, Áxel destacó posteriormente en distintos torneos a escala nacional antes de irse a Estados Unidos hace casi un lustro. Allí ha triunfado por todo lo alto en el circuito estudiantil americano, defendiendo los intereses de la Universidad de Oklahoma.

El 'raqueta' forjado en el Grupo Covadonga, que se recupera estos días en Gijón de una peritonitis, ha decidido tomarse en serio sus estudios, que confía en acabar este curso, para introducirse de forma inminente en el mercado laboral, y abandonar su carrera deportiva.

Áxel Álvarez obtuvo el récord de victorias en la liga universitaria americana, con más de 200 en una temporada, y dispuso de la ocasión de dedicarse al deporte que ha marcado su vida. «Me brindaron la oportunidad de ser profesional, porque una persona de Oklahoma quiso apostar fuerte por mí después de ver mis buenos resultados, pero desestimé la posibilidad», explica. En este sentido, el gijonés confiesa que «para dedicarse al tenis creo que hay que tener más energía y entusiasmo, por lo que creo que mi decisión es la correcta en estos momentos».

El tenista gijonés tiene previsto regresar en enero a Estados Unidos para concluir sus estudios de Económicas. «Ya tengo una propuesta para trabajar después de que acabe en la Universidad de Oklahoma». Así las cosas, precisa, «el tenis quedará ahora en un segundo plano y jugaré solo para divertirme».

Recuerdos de Gijón

Desde la semana pasada se encuentra en Gijón y se ejercita con asiduidad en las pistas de la polideportiva sociedad gijonesa, donde ha departido con los entrenadores que tuvo desde edad benjamín y con su amigo Pablo Carreño, con el que mantiene una gran amistad. «Me lo estoy pasando muy bien estos días en el Grupo, que es como mi segunda casa. Me dan siempre grandes facilidades para entrenar», hace hincapié.

En este sentido, el tenista se alegra mucho del gran año de Carreño. «Ya es el número 30 del mundo y una realidad. Seguro que seguirá trabajando a tope para estar todavía mucho más arriba».

La presencia de jugadores grupistas en el circuito universitario en EE UU es destacado. Al nombre de Áxel se unen otros como los de Santiago de la Rosa, Nacho González Muñiz, Lorena Rionda, María Paraja Echenique, Cristina Cabañas, Andrea García y Olaya Garrido Rivas.