El Comercio

La 'marea verde' no deja de crecer

Gonzalo Villa posa junto a la pista de atletismo del Club Natación Santa Olaya.

Gonzalo Villa posa junto a la pista de atletismo del Club Natación Santa Olaya. / Daniel Mora

  • Gonzalo Villa es uno de los culpables de que cada vez sea mayor el grupo de corredores fabriles en las pruebas asturianas

Gonzalo Villa (Siero, 1953) es uno de esos socios que desde hace más de un cuarto de siglo acuden prácticamente a diario al Santa Olaya. Su carácter abierto y su trato amable hizo que pronto encajase en el club fabril. «Desde el primer día encontré una buena acogida. El Santa Olaya es un lugar donde pronto haces amigos y te sientes muy cómodo», aclara Villa.

Es bien conocido allí por su trayectoria en el equipo de tenis, con el que participó en el regional de veteranos. También llegó, incluso, a proclamarse campeón de la liga social. Villa quiere ahora agradecer, de alguna forma, todos esos buenos momentos que ha pasado en el club colaborando de forma desinteresada en el asesoramiento y la preparación de los corredores fabriles. Es uno de los culpables de que la 'marea verde' que forman los aficionados al atletismo en el Santa Olaya se vea cada vez más visible en toda la región.

Hasta ahora muchos quizá desconocían su pasado deportivo en el equipo de atletismo del Sporting a principios de los 80. Incluso formó parte del equipo rojiblanco que logró el subcampeonato regional de cross en 1982. No obstante, la sección sportiguista desapareció en 1987 y Villa pasó a centrarse más en su faceta como preparador en las escuelas deportivas de los colegios en Gijón.

En ellas desarrolló su labor como educador, ya que es diplomado de Magisterio de formación. También moldeó a corredores como Jesús Rodríguez, 'Roma', y Gumersindo Silva, entre otros. «La natación es el principal deporte del Santa Olaya, pero crear esta actividad ha sido una buena iniciativa. El club debe estar abierto a las inquietudes de sus socios y no puede estar exento de un fenómeno social como es el 'running'», afirma.

El 'WhatsApp' de su teléfono no deja de sonar, mientras atiende a EL COMERCIO en las instalaciones del club de natación. El día siguiente está prevista la quedada en el 'Kilometrín' con los corredores olayistas. «Hay mucha afición en el club a correr. Tienen una gran ilusión y eso es lo más importante. Además, esta actividad los une mucho y hace club», admite.

Cada vez son más los olayistas que se suscriben a los consejos de Gonzalo Villa, que siempre está dispuesto a atender a estos corredores noveles: «Muchos de ellos ya hacían deporte, por lo que pronto pueden estar a un buen nivel. Es entonces cuando comenzamos a confeccionar entrenamientos más específicos».

«Les pido, sobre todo, sentido común. Son gente entrada en años, por lo que hacemos entrenamientos aeróbicos y cuidando mucho el aspecto del ritmo cardiaco», aclara Villa, que recomienda a todos los corredores del Santa Olaya que, si es posible, «se hagan un buen reconocimiento».

Los corredores del Santa Olaya ya se marcan objetivos a corto plazo. El próximo será el Cross Villa de Gijón, aunque para todos «la gran cita será la San Silvestre, que para todos es la carrera más emblemática y donde más se les verá como grupo», anticipa Gonzalo Villa.