El Comercio

Jessica Alonso, acompañada por José Ramón Tuero, Miguel García y José Alberto Álvarez.
Jessica Alonso, acompañada por José Ramón Tuero, Miguel García y José Alberto Álvarez. / E. C.

Éxitos reconocidos con color asturiano

  • El Centro de Tecnificación de Trasona es distinguido con la placa de bronce por su labor en la preparación de piragüistas

  • Jessica Alonso y Miguel García reciben las medallas de Plata al Mérito Deportivo

Para ella, es como la guinda que culmina un impecable palmarés. Para él, es el reconocimiento al trabajo diario que en ocasiones solo parece verse cuando se celebran unos Juegos Olímpicos. La gijonesa Jessica Alonso y el luanquín Miguel García fueron ayer distinguidos con sendas medallas de Plata de la Real Orden del Mérito Deportivo, entregadas por el Consejo Superior de Deportes en un acto organizado en el Museo de Arte Reina Sofía de Madrid.

Pero el Principado no solo estuvo ayer representado por la exjugadora de balonmano y el entrenador de piragüismo, ya que también el Centro de Tecnificación Deportiva de Trasona fue distinguido con una placa de bronce por su labor en la formación de jóvenes valores y en la preparación de piragüistas y remeros.

Para Jessica Alonso, medallista olímpica en Londres 2012, recibir la Medalla de Plata supone «un premio que engloba toda mi vida deportiva» por lo que se mostró agradecida «a todos los que lo han hecho posible, la Federación Española de Balonmano y mis 'Guerreras' -sus excompañeras de selección-, que han formado parte formado parte de mi vida todos estos años».

En el acto de entrega de las distinciones estuvieron presentes numerosos medallistas olímpicos que compitieron en Río de Janeiro. En este sentido, la gijonesa indicó que «el deporte español, a pesar de haber sufrido un batacazo a nivel económico, ha logrado mantener el número de medallas y sigue en lo más alto».

A sus 33 años, la exjugadora del Balonmano Gijón, Itxaco, Le Havre y el Beçancon se centrará ahora en sus estudios de fisioterapia, sin descartar mantener su vinculación con el balonmano como entrenadora para «devolverle a mi deporte todo lo que este me ha dado a mí».

Por su parte, el entrenador de piragüismo Miguel García recordó que su deporte «no es muy mediático, aunque cada cuatro años, al coincidir con unos Juegos, se acuerdan de nosotros en cierta manera». Por tanto, añade el técnico, con este tipo de galardones a nivel nacional, «cuando te ves con gente de otros deportes e instituciones de renombre, da todavía más valor al premio recibido».

Miguel García también indicó que tras los resultados conseguidos por los piragüistas españoles en los Juegos Olímpicos «hay muchas horas de trabajo y también muchos palos». Pese a todo, los resultados deportivos se ven reflejados en figuras como Saúl Craviotto y Cristian Toro, dos de los piragüistas a quienes dirige. «Ellos son la punta del iceberg. Detrás hay mucha gente y un equipo que está apoyando esos resultados», añadió el técnico.

En representación del Principado acudió el director general de Deporte, José Ramón Tuero, quien recogió la placa de bronce otorgada al Centro de Tecnificación Deportiva de Trasona. «este galardón es una recompensa a más de quince años de labores de tecnificación realizadas en el embalse de Trasona», indicó Tuero, quien recordó que ahí se han entrenado atletas olímpicos como Craviotto, Toro, Javier Hernanz, y Marcus Cooper, entre otros.

Además, en el acto de entrega de las distinciones, el asturiano José Alberto Álvarez, presidente de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física, fue el encargado de recoger la placa de plata correspondiente al equipo español de baloncesto en silla de ruedas, junto al seleccionador nacional, José Manuel Artacho.