El Comercio

«Es un orgullo recibir este premio, me ha emocionado saberlo»

El bueno de Maxi no pudo disimular su emoción cuando quisimos conocer sus primeras impresiones tras conocer su elección para el premio especial, al que solo acceden personas que tienen lo que le sobra a Maxi, buena voluntad siempre y por encima de todo y con todos. «Es un orgullo recibir este premio, me ha subido mucho la moral y me emociona».

Maximino González Asprón no es avilesino de cuna, pero como si lo fuera. Natural de La Robellada, en el concejo de Onís, se instaló con su familia en nuestro municipio en 1958, primero en Valliniello, después en El Quirinal, donde reside desde 1971. Y como avilesino dice que «que te reconozcan lo que haces en casa es lo mejor que te puede pasar en la vida. Fue un honor recibir el premio de LA VOZ DE AVILÉS y el que se me acaba de conceder también». No son los únicos, Maxi tiene en su vitrina dos premios Delfos, por su inigualable torneo La Amistad, y a título individual, por ser como es, un gran tipo.