El Comercio

Nieves González, el miércoles durante la sesión de entrenamiento en Los Canapés.
Nieves González, el miércoles durante la sesión de entrenamiento en Los Canapés. / MARIETA

«En La Curtidora me siento como en casa»

  • Lleva dos meses en Asturias, donde hace compatibles sus estudios de Química en Oviedo y la actividad deportiva en el equipo avilesino

  • La jugadora gallega Nieves González se muestra «muy contenta» con su proceso de adaptación

Nieves González (Ourense, 1998), la única jugadora no asturiana de La Curtidora, ya acumula dos meses tanto en el conjunto avilesino como en la región, por lo que es un buen momento para realizar un balance de su adaptación a lo que está siendo una nueva vida para ella. Titular habitual para Dani Berrio, la jugadora gallega se encuentra muy feliz en todos los aspectos, hasta el punto de que no le desagradaría mantener su actual situación durante los cuatro años que dura el Grado en Química que está realizando en la Universidad de Oviedo.

Ese fue precisamente el motivo que la impulsó a incorporarse a La Curtidora. «Para estudiar el grado tenía que irme de Ourense y, llegados a ese punto, decidí que me apetecía salir de Galicia. Tenía ganas de ser un poco más independiente, de cambiar un poco de aires y la verdad es que estoy muy contenta con la decisión que he tomado», explica la joven jugadora. En el club avilesino se siente «como en casa. La acogida ha sido muy buena y todo el mundo ha estado pendiente de mí desde el principio. Siempre se ofrecen a ayudar si tienes algún problema y no puedo pedir más».

Nieves conoció a La Curtidora «durante el verano, en el Torneo de Espinho, en Portugal. Hablé con el entrenador de mi anterior club, el Dompa, y me habló muy bien de La Curtidora», una entidad que ha colmado las expectativas de la ourensana, que se encuentra «muy a gusto» en el club, en Avilés y en Asturias, aunque reconoce que «una vez al mes siempre voy a mi tierra para ver a la familia y a los amigos».

Nieves vive en un piso de estudiantes en Oviedo y acude por semana a Los Canapés a entrenar en autobús junto a sus compañeras Asha Szymura y Lucía Cerra, también residentes en la capital del Principado. «El club nos paga el transporte y vamos siempre juntas», explica. Los continuos viajes no son un problema para ella, pues «soy de las que piensa que es mejor para organizarte y demás. La temporada pasada por ejemplo, en mitad de segundo de bachillerato, no me perdí ningún entrenamiento ni ningún partido. Ayuda a desconectar y a organizarte, porque a veces si tienes la tarde libre entera tiendes a distraerte más».

En cuanto a lo deportivo, la gallega se define como «colocadora, que es donde he jugado toda la vida», aunque en La Curtidora ha jugado de '4' en este inicio de temporada. «Al final lo que quieres es jugar y ayudar al equipo, pero me siento más cómoda como colocadora». Aun así, entiende que «en la plantilla está Ana, una de las jugadoras más importantes, y ella es colocadora, así que es comprensible mi cambio de posición. Yo estoy aquí para lo que el entrenador necesite».

Con experiencia en Superliga 2 con el Xuvenil Teis, Nieves es optimista de cara al rendimiento de una plantilla «nueva. Todavía nos estamos adaptando las unas a las otras y es normal que vayamos a más. Llevamos bastantes semanas entrenando todas juntas y los automatismos se comienzan a notar. Estoy seguro de que con el paso de las jornadas iremos mejorando e intentaremos acabar la temporada lo más arriba posible», reflexiona una jugadora de dieciocho años con la cabeza muy bien amueblada y las ideas más que claras. Un ejemplo.