El Comercio

Israel ha podido entrenarse estos días en Park City para preparar la competición.
Israel ha podido entrenarse estos días en Park City para preparar la competición. / LVA

La aventura americana de Israel Blanco

  • Afronta la primera de seis pruebas con el objetivo de clasificarse para el Mundial y con los Juegos Paralímpicos de Pekín 2022 en el horizonte

  • El deportista corverano debuta en la Copa del Mundo que se celebra en la estación invernal de Park City

Rompiendo no pocas barreras, sin apenas apoyos y con un espíritu de aventura y superación personal inigualables, el deportista corverano Israel Blanco Amorín se encuentra en Park City, en el estado norteamericano de Utah, para tomar parte en las dos primeras pruebas del calendario de la Copa del Mundo de parabobsleigh, deporte que desde el pasado mes de septiembre ha entrado en el programa paralímpico a partir de 2022 en Pekín. Y allí quiere estar Isra.

Esa circunstancia, el espíritu de superación y su propia afición por el bobsleigh, fue el germen que impulsó la continuidad de Isra para embarcarse en la aventura de afrontar el calendario completo de la Copa del Mundo. Los diez primeros clasificados tras el cómputo de las seis pruebas programadas, tendrán acceso al Campeonato del Mundo. Estar en esa dinámica es el objetivo del corverano, que no oculta su sueño de poder ser deportista paralímpico tras ver frustrada su progresión en el balonmano, que ahora ejerce como entrenador de base, al perder una pierna en un accidente laboral.

El calendario de la Copa del Mundo consta de seis pruebas, agrupadas en tres sedes con dos competiciones cada una. La competición se abre en Estados Unidos, en la estación invernal de Park City, con las dos primeras citas: hoy domingo y el miércoles 23. Las dos siguientes se celebrarán en Lillehammer, Noruega, enero, los días 19 y 20.

Ese mismo mes, días 27 y 28, se disputará la tercera y última tanda con las dos pruebas previstas en Oberhof, Alemania. En esta última cita también se celebra paralelamente el campeonato de Europa. Según los resultados que obtenga en las distintas pruebas de la Copa del Mundo, Israel Blanco podría disputar el Campeonato del Mundo de parabobsleigh, previsto los días 4 y 5 de febrero en Saint Moritz, Suiza.

Sin apoyos

Con el único apoyo del club Las Carrillanas de Pola de Siero, y el suyo propio, Isra ha podido costearse su presencia en Park City durante más de una semana. «Tuve suerte con el plan de viaje, fui a Londres y desde allí los vuelos son mucho más baratos y pude asumir el billete de ida y vuelta a Las Vegas». En la ciudad del juego, «alquilé un vehículo para los 700 kilómetros que hay hasta Park City», contaba con naturalidad a su llegada de un viaje por carretera para otros imposible.

Su buen manejo de la tecnología y del inglés le permitieron llegar a su destino en tiempo y forma, para reunirse con otros competidores que se unen para ahorrar costes: «Alquilamos una casa entre seis, tres americanos, dos australianos y yo. Son gente estupenda». Con ellos convive y con ellos ha entrenado estos días en el escenario de la competición, en la que están inscritos 16 deportistas de siete países diferentes.

Son las primeras sesiones con el aparato y en hielo porque el corverano no puede asumir una preparación de la que gozan la mayoría de sus rivales: «Solo puedo hacer gimnasio», lo que no es un hándicap insuperable para Isra, que en estos días previos a la prueba ha podido practicar en Park City, sin desentonar en sus tiempos cronometrados de los entrenamientos.