El Comercio

Los deportes de combate van de la mano

Los participantes en la jornada de puertas abiertas, con el presidente Antonio Corripio, cuarto por la derecha en la fila de arriba.
Los participantes en la jornada de puertas abiertas, con el presidente Antonio Corripio, cuarto por la derecha en la fila de arriba. / GCC
  • La jornada de puertas abiertas, en la que participó el presidente Antonio Corripio, reunió a los responsables del judo y la lucha

La jornada de puertas abiertas de kick boxing puso de relieve el buen momento que atraviesan los deportes de combate en el Grupo Covadonga, lo que se traduce en una amplia oferta al socio.

En esta convocatoria participaron con mucho interés el presidente Antonio Corripio, cinturón negro de judo que actualmente practica kárate en el tatami de la entidad, y Javier Iglesias y Jairo Rodríguez, responsables de las secciones de lucha y judo, respectivamente, así como el coordinador Felipe Sánchez, que domina asimismo estas dos últimas disciplinas.

El kick boxing en el Grupo corre, curiosamente, a cargo del matrimonio integrado por Eduardo Tamargo y Belén Rodríguez, quienes plantean la actividad «de manera que esté al alcance de cualquier persona que lo quiera practicar». Según el propio Tamargo, «esta disciplina la planificamos para que puedan conocerlo adolescentes, que tengan una edad mínima de 14 años, y adultos, que es a quienes está destinado en principio».

Lo importante, en opinión del encargado de este arte marcial en el ámbito grupista, «es introducirse en esta actividad en los cursillos sin buscar como objetivo principal la competición, sino más bien que los participantes aprendan con un contacto limitado para evitar lesiones».

Asimismo, Tamargo explica que «tratamos de llevar a cabo el control de la potencia, con un buen acondicionamiento físico, todo ello dentro de un ambiente muy sano, respetando los valores que se transmiten aquí en el Grupo». Y añade en este sentido que «realizamos principalmente pruebas de tatami con técnicas generales».

Apoyo emocional

Otro de los aspectos que contempla el kick boxing en la entidad de Las Mestas es que «al contar con Belén como entrenadora», destaca Tamargo, «se acercan muchas chicas a la actividad y reciben un buen apoyo emocional, a la vez que tratamos de que haya una igualdad en ambos sexos al practicar un deporte de estas características tan especiales».

Al final de esta jornada de puertas abiertas, que se desarrolló en el tatami de la polideportiva sociedad gijonesa con una exhibición de salto de sombras y de manoplas, tuvo lugar un coloquio sobre este popular arte marcial y sus aplicaciones y beneficios para sus practicantes. Tras la charla se hizo entrega del cinturón negro a los cursillistas Alejandro Díaz y Daniel Díaz.

Cabe señalar que el kick boxing, que lleva más de una década en el Grupo, también cuenta con un equipo de competición que ha logrado varias medallas nacionales.