El Comercio
Pablo Carriles, durante la Copa del Mundo de Stuttgart.
Pablo Carriles, durante la Copa del Mundo de Stuttgart. / E. C.

«Ahora mi motivación es mayor»

  • Pablo Carriles estrenó con satisfacción en Stuttgart su renovación como juez internacional de máximo grado

Pablo Carriles estrenó su renovación como juez de máximo rango el pasado fin de semana en la Copa del Mundo de Stuttgart. El gijonés aprobó recientemente la actualización de su categoría en el curso que organizó la Federación Internacional de Gimnasia en Bratislava.

El responsable de este duro y sacrificado deporte olímpico en el Grupo afrontó, pues, la competición en tierras germanas con un alto grado de satisfacción. «Estoy contento estar de nuevo entre los 25 mejores del mundo y puntué en esta Copa del Mundo con ilusiones renovadas», afirma. En este sentido, hace hincapié en que ahora «tengo una gran responsabilidad y muchas ganas de seguir porque me han valorado en gran medida con el aprobado, por lo que mi motivación es todavía mayor».

Al igual que en otros deportes, la labor de un juez es siempre cuestionada. Y Carriles asume que «estamos, como los árbitros en el fútbol, en el punto de mira. En este caso, de los gimnastas y de sus entrenadores. Pero, si lo haces bien, te ganas un nombre y te respetan, lo que es gratificante», añade. También relata lo ingrato de su labor en muchas ocasiones porque, afirma, «te pasas el día en el pabellón y ni siquiera ves la ciudad en la que estás, además de que se vive el ambiente de la competición de forma diferente y de que apenas disfrutas».

Carriles lleva casi tres décadas despeñando esta labor en la gimnasia. No recuerda con precisión su primera actuación, aunque le viene a la memoria que «mi primer Campeonato de España fue en el Pabellón de La Arena en 1990 y me estrené en un Mundial en la ciudad húngara de Debrece hace quince años».

Estableciendo una comparativa en el tiempo, Carriles puntualiza que «en aquellas ocasiones no tenía tantas atribuciones como en la actualidad». «Ahora me toca puntuar un aparato tan complicado como el potro con arcos, que es el más difícil, porque requiere una gran tensión y esfuerzo mental, lo que para mí es de una grandísima responsabilidad», continúa el juez.

Su actuación en Stuttgart significa que ha iniciado el camino de un nuevo ciclo olímpico. «Ha sido mi primera competición con este máximo grado y con un nuevo código en los ejercicios, algo que resultó un poco complicado, pero me voy contento porque la selección española hizo un buen quinto puesto en una competición en la que participaron los mejores del mundo, con Rusia, Japón, Ucrania y Alemania», destaca el gijonés.

El técnico lleva a sus espaldas una mochila cargada de experiencias en las más destacadas competiciones mundiales. «Estuve en todos los Juegos Olímpicos desde Atenas y en ocho o nueve mundiales y europeos, por lo que estoy satisfecho», señala Carriles, que piensa que la cita olímpica es la más importante porque «todo gira alrededor de una clasificación para los Juegos». «Es el mejor escaparate y todo el mundo se prepara durante cuatro años para ello», matiza.

Sobre el nivel actual de la gimnasia española, Carriles subraya que «el pasado fin de semana en Stuttgart hicimos la final por equipos y estamos en el buen camino de cara a clasificarnos para la competición por equipos de los Juegos Olímpicos». Y del futuro de la selección destaca que hay buenos mimbres porque «tenemos a Ray Zapata, que fue recientemente bronce en el Mundial de Glasgow, y a Néstor Abad, que hizo un gran torneo ahora en Alemania, a los que se suman Rubén López, que lo hizo bien en Londres, y Joel Plata, que tiene un gran futuro con solo 18 años».

Como responsable de la gimnasia en el Grupo, Carriles reconoce que será complicado volver a contar con gimnastas internacionales y olímpicos de la talla de Saúl Cofiño e Iván San Miguel. Pero se muestra optimista «ya que tenemos a Diego Martínez, Daniel Tuya y Xuan Ceñal, con los que hay unas grandes expectativas de futuro». Y argumenta sobre este apartado que «en muchas ocasiones es complicado competir con otras comunidades que poseen centros de alto rendimiento, pero a nivel de clubes somos el que más aporta en los Campeonatos de España».

Los grupistas tienen de forma inminente las dos citas más importantes del año, para las que están preparados, según su entrenador. «Vamos a principios de abril a los Campeonatos de España por clubes con cuatro equipos, todo un mérito, y luego en julio afrontamos con ilusión en Gijón los Campeonatos de España individuales», concluye Carriles.

De cara a los citados nacionales, el equipo femenino del Grupo, con su entrenadora Isabel Izquierdo a la cabeza, compitió con éxito en Móstoles este fin de semana. Candela García fue primera en la general de nivel 2; Claudia Sampedro, tercera en la general de nivel 3, y Carolina Martín, primera en la general de nivel 4.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate