El Comercio

Aaron Hernández se suicida en su celda

  • La exestrella de la NFL cumplía cadena perpetua por asesinato en primer grado

Aaron Hernández, exjugador de la NFL, cumplía una cadena perpetua desde hace dos años, cuando un jurado le condenó por asesinato en primer grado. Hace cinco días recibió una buena noticia al ser absuelto de los cargos de un doble asesinato en 2013. Sin embargo, el que fuera una de las estrellas de la NFL, de 27 años, apareció muerto en su celda, según informaron autoridades penitenciarias. El que fuera compañero de Tom Brady en los New England Patriots decidió terminar con su vida y se ahorcó con una sábana.

La vida del malogrado jugador de la NFL comenzó a desmoronarse en 2013, cuando fue arrestado por la muerte de otro jugador, Odin Lloyd, expareja de su prometida. Lloyd apareció muerto por seis disparos en un campo cerca de la casa de Hernández en North Attleboro, Massachusetts. Desde entonces todo cambió para un jugador llamado a ser foco de atención su historia de superación.

Los Patriots decidieron romper el contrato de 40 millones de dólares que había firmado ese mismo verano. Al hundimiento económico se unió la relación con el asesinato de dos hombres, a los que presuntamente había matado de varios disparos a la salida de un club nocturno en 2012, cargos de los que finalmente ha sido absuelto.

Dos años después, un funcionario del correccional de Massachusetts informó que Hernández fue encontrado colgado en su celda justo después de las 3 de la madrugada del miércoles. Las autoridades trataron de reanimar al exjugador de la NFL pero fue declarado muerto en el UMass Memorial-HealthAlliance Hospital en Leominster, pasadas las 4 de la madrugada.

La muerte de Hernández, que era una joven promesa del fútbol americano, se produce cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene previsto recibir a su antiguo equipo, los New England Patriots, para felicitarles por su triunfo en la última edición de la Superbowl.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate